lunes 30/11/20

La construcción de la pérgola de la estación de buses de Ribeira se adjudicó con una baja del 4,5%

Carnarga y Abeconsa se llevan el contrato por su oferta técnica, pues la económica era más elevada que la de la otra candidata
Imagen del diseño de la pérgola que se proyecta construir en el futuro apeadero
Imagen del diseño de la pérgola que se proyecta construir en el futuro apeadero

Pese a que la oferta económica suele tener un peso importante en la mayoría de los procesos de licitación, pues se tiene en cuenta la rebaja en el precio -salvo que incurra en baja temeraria-, en el caso de la adjudicación de la construcción de la pérgola de la futura estación de autobuses o apeadero de Ribeira, presupuestada en 298.123 euros, no resultó determinante. Se trata de un proceso en el que se presentaron dos empresas, resultando adjudicataria de manera provisional la UTE Canarga S.L. y Abeconsa S.L.U., cuya oferta económica fue de 284.707 euros, lo que equivale a una baja del 4,5% (de 13.415 euros), mientras que la otra candidata propuso hacer la obra por 31.303 euros menos, es decir, rebajó el precio de licitación un 10,5%.Teniendo en cuenta los pliegos administrativos, la mesa de contratación valoró la oferta en su conjunto, que era muy superior en puntuación en el caso de la elegida, que obtuvo una mayor puntuación final, especialmente por su oferta técnica. El plazo de ejecución de los trabajos se mantiene en nueve meses

Lo que se pretende con esta actuación es la construcción de una pérgola de 67,75 metros de longitud, que fue diseñada por los arquitectos Santiago Rey Conde e Ismael Ameneiros Rodríguez, y que servirá de apeadero para los pasajeros del transporte público por carretera. Esta infraestructura estará conformada por cinco bóvedas en forma de teja de entre 11,56 y 14,91 metros de largo, cada una, con alturas que oscilan entre los 4,15 y 4,65 metros. Tiene zonas de espera con asientos, espacios abovedados y formas alargadas “que permiten proyección a gran cantidad de gente”, según indicaron los referidos arquitectos.

La gran pérgola estará orientada longitudinalmente en sentido norte-sur para minimizar la exposición a los vientos del sur. Además, contará con viseras de protección al este y oeste, que también protegerán frente a los vientos, a la vez que ofrecerán zonas de espera cubiertas para los autobuses. Los materiales a usar serán hormigón coloreado, además de insertarse lucernarios de vidrio circulares para aportar luz natural y un revestimiento exterior con elementos cerámicos para protección de las cubiertas e impermeabilización, mayor resistencia al ambiente marino y como imagen característica del conjunto. El proyecto técnico incluye vegetación para mejorar las condiciones ambientales y mobiliario urbano para definir los espacios emplazados en una superficie de 1.300 metros cuadrados. l

Comentarios