jueves 13/8/20

Crónica | “Yo miro al cielo”, dijo Juan Carlos Quer de lo qué pensó al escuchar el audio del asalto de Boiro e imaginar qué sintió Diana

El padre de la malograda joven madrileña asiste al juicio del caso de la joven boirense que denunció a Enrique Abuín por rapto, y que precipitó la detención de este como sospechoso de la desaparición de su hija

Crónica | “Yo miro al cielo”, dijo Juan Carlos Quer de lo qué pensó al escuchar el audio del asalto de Boiro e imaginar qué sintió Diana

Juan Carlos Quer quiso estar presente en el juicio que se inició ayer contra José Enrique Abuín “O Chiclé” para apoyar a la familia de la víctima de Boiro, “que afortunadamente no terminó en el mismo pozo que Diana porque dos ciudadanos ejemplares la sacaron del maletero”. Prácticamente no se separó del lado de la madre de la joven que denunció que ese rianxeiro la había asaltado para exigirle que le entregase el teléfono móvil y que la introdujo parcialmente en el maletero de su Alfa Romeo. A su salida de los juzgados le esperaba una avalancha de medios de comunicación para conocer sus impresiones de la primera sesión, y en concreto quisieron saber lo que le vino a la cabeza al escuchar en la sala el audio del asalto, más aún pensado en lo que pudo sentir su hija. Tras tomar aire, guardar silencio durante 5 segundos, con las lágrimas a punto de brotar de sus ojos y levantar su cabeza respondió con profunda firmeza: “Yo miro al cielo”.  

El padre de Diana Quer manifestó que por respeto al desarrollo del procedimiento y al tribunal no va a entrar en valoraciones de detalle, pero si se refirió a tres aspectos. El primer fue la “enorme valentía de una niña -actualmente tiene 30 años- que ha resultado con un perjuicio emocional brutal después de esta agresión que sufrió”. Ahondando en esas palabras se refirió a “su valentía, su fuerza y su coherencia al manifestar los hechos que, por supuesto, además están soportados por vídeos y otros soportes documentales”. En segundo lugar, Juan Carlos puso de manifiesto “una vez más, en su derecho de defensa, la absoluta incoherencia de las manifestaciones de este individuo, -refiriéndose a Enrique Abuín-, por calificarlo de algún modo”. Por último, tuvo palabras para la “actitud” del acusado: “llama la atención que un depredador de niñas y jóvenes, en el modo que lo ha hecho, muestre ese nivel de cobardía, de ni siquiera ser capaz de levantar la mirada”.

Juan Carlos Quer dijo a su llegada a la sección compostelana de la Audiencia Provincial que lo único que espera es que haya “justicia” y “que entendamos que hay individuos que es necesario ponerlo al margen de la sociedad por el bienestar de los ciudadanos de bien”. Añadió que “una persona que es capaz de hacer lo que hizo con una niña -en referencia a Diana- y que con ella depositada en un pozo, ha estado intentando agredir sexualmente y volver a depositar en el pozo a una segunda víctima inocente”. Espera que en estos días pueda quedar acreditado el “modus operandi de como este individuo, un depredador, acechaba a sus víctimas de un modo frío y buscando su mejor oportunidad para poderla atacar. Y esto es lo relevante de este procedimiento” y que, por eso, tiene tanta importancia en la causa que se sigue por la desaparición y muerte de su hija mayor. Declaró que “afortunadamente la hija de Eli está a salvo, eso si, marcada de por vida”, para luego añadir que de lo que se trata es de que “el legado de Diana contribuya a evitar nuevas víctimas inocentes”. Y concluyó que para la protección de los niños y mujeres no sólo piden educación “sino también normas penales efectivas que aparten a este tipo de individuos de la sociedad”, en referencia a la prisión permanente revisable, de la que defiende que no se derogue.

La madre de la víctima de Boiro reconoció que ha escuchado por primera vez en el juicio el audio del asalto a su hija y que “estoy muy afectada”. Añadió que le fue imposible cruzar la mirada  con Abuín Gey, pese a que “estuve mirándolo, quería verle los ojos, porque es un depredador. Esa persona no puede estar en la calle nunca, porque lo volverá a hacer. Es reincidente y estamos todos en peligro”. Y dijo que está convencida de que al pedirle el móvil sólo quería desarmarla, “pues quitándoselo la tenía a su merced”, y que de no ser así acabaría en el mismo sitio que Diana, siendo otra víctima más “y sabe Dios las que tendrá, porque no están estas dos solas”. l

Comentarios