sábado 5/12/20

La defensa contempla de forma subsidiaria que pudo cometer un “homicidio doloso eventual”

Fernanda Álvarez mantiene como postura principal que la muerte de Diana se produjo de forma accidental
Fernanda Álvarez presentará en la jornada de hoy sus alegatos finales | Chechu Río
Fernanda Álvarez presentará en la jornada de hoy sus alegatos finales | Chechu Río
Fernanda Álvarez Pérez, abogada de oficio del acusado de ser el autor confeso de la muerte de Diana Quer en la madrugada del 22 de agosto de 2016, decidió introducir una modificación en sus conclusiones definitivas, en la que contempla la posibilidad subsidiaria de que su cliente fuese consciente en el momento del ataque a la adolescente madrileña de la fuerza que estaba ejerciendo sobre su víctima y de que “podría causarle la muerte”.  En ese caso, la letrada ribeirense considera que su defendido habría cometido un “homicidio doloso eventual”, que i el jurado popular entiende que ha quedado totalmente acreditado le acarrearía una pena de entre cinco y siete años de prisión.
Así lo dio a conocer al inicio de la décima sesión del juicio que se sigue en la sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña contra José Enrique Abuín Gey, alias “O Chiclé” por el crimen de Diana Quer. De todos modos, Fernanda Álvarez mantiene su postura presentada en los alegatos iniciales de que considera los hechos ocurridos como constitutivos de un homicidio accidental o imprudente, por el que solicita que a su cliente se le imponga una condena de dos años y medio de cárcel, teniendo en cuenta la aplicación de la atenuante cualificada de confesión.
Frente a la petición formulada por la abogada defensora están las de la Fiscalía y la acusación particular, que solicitan la prisión permanente revisable -además de cinco años de libertad vigilada- por el delito de asesinato con alevosía, ensañamiento y para evitar que se descubra otro delito, en este caso el de agresión sexual. Por esto último, ambos piden la pena de 12 años de prisión, así como libertad vigilada durante diez años. A ello hay que añadir una demanda de condena de privación de libertad de 20 años por el delito de detención ilegal.
La letrada ribeirense tendrá que aguardar a la jornada de hoy para pronunciar sus alegatos finales debido a la imposibilidad de hacerlo ayer, como consecuencia de lo extensos que resultaron los presentados por la acusación particular durante aproximadamente una hora y media y, de una manera especial, la Fiscalía, con una intervención que superó las dos horas y media de duración. A la espera de sus alegatos finales, la abogada de Enrique Abuín viene manteniendo desde que el pasado día 12 de este mes empezó la vista oral contra su cliente que no existen pruebas objetivas contra “O Chiclé”, ni tampoco se hallaron restos biológicos o ADN en la víctima o en las escenas del crimen que lo incriminen. 
De igual modo y pese a sus nulas comparecencias ante los medios de comunicación -sólo hizo en una ocasión para aclarar cual es su labor en este caso y solicitar el respeto a la presunción de inocencia y que se evitase un linchamiento mediático-, la letrada ribeirense ha dejado entrever en más de una ocasión, la indefensión que se le causa a su defendido desde que se procedió a su detención el 29 de diciembre de 2017. Durante las sesiones del juicio que se celebraron hasta la fecha ha tratado de desmontar o poner en entredicho las declaraciones del medio centenar de testigos que fueron citados -a varios se acabó renunciando por las partes- y también de los peritos, a varios de los cuales acabó dejando en evidencia al no dar ningún crédito a lo que contaron. También se estará a la espera de conocerse si el acusado hace uso de su última palabra, para luego procederse a la entrega del objeto del veredicto al jurado, que luego se retirará a deliberar. l

Comentarios