jueves 09.04.2020

Denuncian ante Industria que un taller de Cimadevila incumple las exigencias para poder funcionar

Los vecinos señalan que no les puede garantizar una perfecta reparación del vehículo

Los residentes advierten de que el taller incumple las exigencias medioambientales
Los residentes advierten de que el taller incumple las exigencias medioambientales

Cimadevila se ha convertido, a ojos de sus vecinos, en “zona franca”, donde no imperan ni se aplican las leyes estatales, autonómicas y locales. Señalan que el alcalde boirense, directores de diferentes organismos de gobierno pasan de largo y lo hacen al estilo francés “laissez faire, laissez passer”, que viene a decir «dejen hacer, dejen pasar». Se atreven a decir que esto es el “ranchito” particular de un “pequeño cacique”, que se maneja con normas del periodo preconstitucional de la historia de España. Pero, ya dijeron que no estaban dispuestos a quedarse de brazos cruzados ante la actual situación, y dicen estar hartos de esa dejación de control y de la ausencia de las Administraciones local, autonómica y estatal, al no actuar de oficio como en el resto del territorio gallego.

Los afectados señalan que se ven obligados a gastar su tiempo en denunciar en las administraciones para reclamarles que actúen ante algunas “barbaridades” urbanísticas y medioambientales en las que incurren esos “vecinos especiales que se creen caciquillos nacidos de la dejación de supervisión y control de la Administración, para que nos enfrentemos entre nosotros y en el litigio tengan una posición de salvadores de las dos partes”, precisaron. Todo ello se ha materializado en una denuncia ante el Servicio Provincial de Administración Industrial, dependiente de la Consellería de Economía, sobre un “antiguo taller ampliado en nueva construcción, con dos puertas exteriores para simular que hay dos talleres que albergar dos marcas automovilísticas distintas y copar así el mercado, una autentica invención de lo paranormal”.


La denuncia, además de indicar que esta nueva construcción está en casco urbano y no en el polígono como debería ser por su preparación para albergar naves de nueva construcción adecuadas a las realidades legales y medioambientales, señala deficiencias en la tramitación de la licencia municipal otorgada por el alcalde de Boiro, Juan José Dieste. “La ausencia en el registro de Talleres de Reparación de Vehículos registrados en Galicia evidencia que esa nave no puede operar como taller al no cumplir los requisitos mínimos para garantizar una perfecta reparación del auto del cliente”, precisaron los vecinos.


Por otra parte, esos residentes advierten de que el compromiso medioambiental se ve “torturado por las salvajadas hechas en el río Breiro”, sobre todo en la construcción en zona inundable, por “auténticos mazacotes de hormigón y de muro de contención para evitar el desplazamiento del río por parte de los humanos”, añadiendo que cuenta con una intensa cimentación para evitar que no desborde en las crecidas en los días de intensas lluvias, volviendo a su cauce natural.

Comentarios