Jueves 15.11.2018

Las denuncias por violencia de género en el partido judicial subieron un 16,6%

Los juzgados ribeirenses recibieron durante los siete primeros meses de este año un total de 90 denuncias relacionadas con la violencia de género, de las que 34 fueron en el primer trimestr

El último episodio conocido de violencia de género en la zona ocurrió en este portal | Ch.R.
El último episodio conocido de violencia de género en la zona ocurrió en este portal | Ch.R.

Los juzgados ribeirenses recibieron durante los siete primeros meses de este año un total de 90 denuncias relacionadas con la violencia de género, de las que 34 fueron en el primer trimestre y las 56 restantes en los cuatro meses siguientes. Ello supone un incremento interanual del 16,6% respecto al mismo periodo del 2017, según datos del Consejo General del Poder Judicial. Las cifras correspondientes al presente ejercicio señalan que se han presentado una media de tres denuncias semanales en el partido judicial de la capital barbanzana, que abarca las localidades de Ribeira, A Pobra y Boiro.
El partido judicial de Ribeira figura entre los ocho de toda Galicia con mayor litigiosidad en esta materia, por delante de localidades como Vilagarcía y Cambados, y aunque es inferior en algo más de la mitad a la que se registra en otras grandes ciudades, como Santiago, Ferrol, Lugo o Pontevedra, la cifra resulta muy significativa pues la población en el área barbanzana es sensiblemente inferior, según indicaron profesionales relacionados con el ámbito judicial. Estos últimos también indicaron que son diversas las vías por las que entra una denuncia de violencia de género en cualquiera de los tres juzgados ribeirenses de primera instancia e instrucción -aunque todas derivan en la sección número 3, que tiene encomendados estos procedimientos desde hace 14 años-, pues lo hacen las propias víctimas de los delitos o bien como consecuencia de las actuaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad e incluso por los partes abiertos por los médicos de centros sanitarios por la atención de mujeres que presentan heridas o lesiones que pueden levantar sospechas de que sufren malos tratos.
Las medidas cautelares que adoptan los jueces que atienden estos casos suelen ser las de establecer órdenes de alejamiento e incomunicación del investigado respecto a la víctima, pero también pueden decidir la privación de libertad del denunciado, como sucedió con el pobrense arrestado el pasado sábado por intento de homicidio o asesinato de una expareja y un delito de lesiones en el ámbito de la violencia sobre la mujer, y al que el magistrado envió a la cárcel de Teixeiro. l

Comentarios