domingo 17/1/21

Un desacuerdo por el traslado del acusado del atropello al excuñado provoca la suspensión del juicio

El procesado está ingresado en un hospital, pero un forense indicó que su estado no le impide acudir al proceso
El juicio fue suspendido al no poder contar con el acusado en la sesión | TVG
El juicio fue suspendido al no poder contar con el acusado en la sesión | TVG

La primera sesión del juicio contra el boirense A.S.A. por tentativa de homicidio a su excuñado, R.D.R., al que supuestamente atropelló en agosto de 2012, un delito por el que la Fiscalía le pide nueve años de cárcel y una indemnización de 88.820 euros por las lesiones y secuelas sufridas por la víctima, quedó suspendida ayer en la sección compostelana de la Audiencia Provincial de A Coruña. Al parecer, un desacuerdo entre la Guardia Civil y la Policía Nacional sobre las competencias sobre el traslado del acusado desde el Hospital Provincial de Pontevedra hasta la sede judicial situada en el barrio santiagués de Fontiñas fue lo que provocó que no se pudiera iniciar la vista oral.

Según pudo saber este periódico, después de que dicho juicio estuviera señalado desde hace bastante tiempo para las jornadas de ayer y de hoy, el acusado le comunicó por correo electrónico al abogado que le asiste por el turno de oficio desde hace siete años que estaba ingresado en la unidad de Psiquiatría del referido hospital pontevedrés. Ante esa situación, su letrado puso los hechos en conocimiento de la Audiencia Provincial, que acordó enviar a un médico forense para que determinase si, efectivamente, existe un cuadro médico que revele un estado mental alterado o si, por el contrario, se encuentra en condiciones de asistir al juicio. Ayer por la mañana trascendió que el forense había informado que está en condiciones de acudir al proceso judicial, por lo que desde la Audiencia Provincial se dictó un oficio para que se procediera al traslado de A.S.A. desde el hospital hasta la sede judicial.

Según parece, el magistrado contactó ayer por la mañana con la Policía Nacional para que procediera a realizar el referido traslado del acusado, pero desde dicho cuerpo de seguridad se derivó dicho cometido en la Guardia Civil, que después de haber transcurrido hora y media contestó que ese cometido era competencia del Cuerpo Nacional de Policía. Ese desacuerdo y el tiempo que pasó hasta que se aclaró de quien es la competencia, hizo que trascurriera casi toda la mañana, lo que provocó la suspensión del juicio, que se retomará a las 9 de esta mañana. Los tres abogados personados en el proceso coincidieron en señalar que los interrogatorios serán breves y que se podría resolver en esta mañana, por lo que de cumplirse ese extremo no será necesario buscar otra fecha para concluirlo. l

Comentarios