martes 15.10.2019

Una chispa de un cable de alta tensión provoca el inicio del incendio que asola Rianxo

La Consellería de Medio Rural cifra en más de 850 hectáreas la superficie calcinada en las primeras 24 horas

Una chispa de un cable de alta tensión provoca el inicio del incendio que asola Rianxo

El incendio que se declaró pasadas las ocho de la tarde del lunes en el lugar de Bexo, en Dodro, y que se extendió en un par de horas a Rianxo, fue provocado por una chispa de un cable de alta tensión caída sobre una zona recién destrozada. Así lo apuntó ayer el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, como causa "bastante probable" del origen del fuego, un extremo que también confirmaron fuentes de la Guardia Civil y de la Policía Autonómica. EsteEincendio lleva calcinadas en 24 horas más de 850 hectáreas de monte, principalmente arbolado, según las estimaciones de la Consellería de Medio Rural, a la espera de que se parametrice la superficie final afectada una vez se de por rematado. Al cierre de esta edición, el incendio permanecía activo, aunque parecía que la situación podría empezar a normalizarse o estabilizarse, pues tanto el humo como el fuego iban a menos, gracias a la continua e incansable labor de los equipos y medios de extinción. El hecho de que se puso en serio peligro a varias viviendas de diferentes núcleos, como Meiquiz, Brión, Rañó, Abuín, Rianxiño y Outeiro Grande, entre otros, hizo que la Xunta de Galicia decretase el nivel de alerta 2 como medida preventiva, pero finalmente fueron protegidas.

Además de eso, uno de los aspectos más destacados de la jornada de ayer fue que la proximidad del humo obligó a desalojar, también por precaución, a última hora de la mañana a los 507 alumnos, 52 profesores y tres trabajadores no docentes del IES Félix Muriel, por decisión de su director, Ramón Veiga, tras consultar a Protección Civil, al igual que hizo la Policía Autonómica con los siete alumnos y la profesora de la escuela unitaria de Rañó, a los que poco antes había visitado el conselleiro de Medio Rural, José González, junto a otras autoridades, para transmitirles un mensaje de tranquilidad pese a la proximidad del incendio respecto a dicho centro educativo. González Vázquez destacó la “impresionante” labor de los medios de extinción durante una noche dura. “Por desgracia as circunstancias climatolóxicas, cun forte vento fixeron que o lume atravesase a autovía e avanzase cara o sur, cando parecía que podía controlarse, e logo empezaron os ventos cambiantes que agravaron a situación. E agora estamos tratando de atacar ao frente e sobre todo protexer aos nosos cidadáns, a xente que vive nas aldeas”.

Pese a lo indicado por Rueda sobre la causa del incendio de Rianxo y Dodro, que fue confirmado por las fuerzas de seguridad, el conselleiro manifestó que buena parte de los incendios que se están registrando, primero, en estas circunstancias climatológicas en las que son muy difíciles de extinguir y, segundo, son claramente provocados -con varios focos simultáneos y en momentos en los que no pueden intervenir medios aéreos-, “polo que temos que apelar a toda a cidadanía e a sociedade civil galega de que sexa consciente de que temos unha lacra que é a dos incendiarios e que temos que ir contra eles con todo o peso da ley”. Por ello, el conselleiro demandó una colaboración, que ya existe, pero pidió un mayor esfuerzo, con los investigadores de la Xunta y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado para conseguir acabar con la acción de los pirómanos, a los que definió como “delincuentes” al causar daño intencionadamente al territorio y a las personas, pudiendo llegar a causar muertes.

En las labores de control del incendio se movilizó a dos técnicos, 28 agentes, 27 brigadas, 18 motobombas, cinco palas bulldozer, siete helicópteros, cuatro hidroaviones y también a efectivos de la Unidad Militar de Emergencias que se desplazaron desde León. También se sumaron numerosos efectivos de agrupaciones de Protección Civil de la zona y llegados de otras localidades más lejanas, al igual que sucedió con varios parques de Bomberos, pues además de una decena de los parques de Ribeira y Boiro, acudieron compañeros de Santa Comba, Arzúa y Ordes, y de la provincia de Pontevedra. Durante la madrugada estaba previsto que se sumasen nuevos efectivos para esas mismas labores, sobre todo por tierra, una vez que se tuvieron que retirar los medios aéreos al caer la noche.

La Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña también apoyo a los medios de extinción con 25 efectivos de seguridad ciudadana y fiscal de los puestos de Porto do Son, Rianxo, Boiro y Ribeira y una patrulla del Seprona de Santiago y está en alerta por si tuvieran que producirse evacuaciones, y el subsector de Tráfico se encarga de asegurar con una decena de efectivos la movilidad vial de los medios de extinción y habilitar los desvíos necesarios. En este sentido, cabe recordar que durante la madrugada se tuvo que cortar la autovía entre las salidas de Rianxo y Catoira, y también la carretera AC-305, algo que se repitió entre las 14.48 y 15.10 horas de ayer.  La subdelegada del Gobierno en Galicia, el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña y el Capitán Jefe de la Compañía de la Benemérita de Noia supervisan el operativo desde el puesto de mando avanzado que se instaló en el campo de la fiesta de Rañó (Leiro), a donde también acudieron otras autoridades.

Por otro lado, Ribeira también fue escenario de un par de incendios, aunque de una magnitud muy inferior. En torno a las cuatro de la madrugada de ayer se registró un incendio forestal que llegó a tener hasta cinco focos en el entorno del parque periurbano de San Roque y que se acercó a la zona del colegio Bayón, en Ribeira, y en cuya extinción intervinieron un agente forestal, los Bomberos del parque comarcal de Ribeira, GAEM y Protección Civil, y agentes de las Policías Local y Nacional, que tratan de determinar la autoría del fuego. Quedó controlado a las siete de la mañana y líos equipos de emergencias permanecieron regando la zona afectada hasta las 8.30 horas. Además, en torno a las tres y media de la tarde se declaró un incendio forestal en el lugar de Salmón, en la parroquia ribeirense de Oleiros, en do de ardieron unos 2.000 metros cuadrados de zona arbolada en el margen contrario de la gasolinera Agro do Formó en la carretera AC-550. Entre los medio movilizados se encontraban el GAEM, Protección Civil, Policías Local y Nacional y un agente forestal. Por otro lado, pasadas las nueve de la mañana de ayer se alertó de un incendio en un piso de la Avenida Miguel Rodríguez Bautista, en pleno casco urbano de Ribeira, Un particular avisó de que estaba saliendo humo de una vivienda por el patio de luces. Fue por ese espacio por donde accedieron los equipos de extinción, que entraron al domicilio desmontando una ventana y u a vez dentro del mismo encontraron una tartera que quedó olvidada al fuego y que fue lo que originó las llamas y el humo. Acudieron los Bomberos de Ribeira, el GAEM y las dotaciones policiales.

Comentarios