domingo 17/1/21

Detenido un conocido delincuente al que el encargado sorprendió robando en el restaurante del mercado de Ribeira

El ladrón recibió un golpe en la cabeza, por la que sangraba, al caerle encima la televisión plana colgada de una pared y que pretendía sustraer

Imagen de la televisión que el ladrón quiso robar y le cayó en la cabeza y que le provocó que sangrase | Chechu Río
Imagen de la televisión que el ladrón quiso robar y le cayó en la cabeza y que le provocó que sangrase | Chechu Río

La Policía Nacional de Ribeira detuvo a primera hora de esta mañana, bajo la acusación de un delito de robo con fuerza en las cosas, a un conocido delincuente, identificado como Adrián Carallán", de 35 años y vecino de la capital barbanzana. Fue en torno a las 7.30 horas cuando el encargado del mercado municipal ribeirense se disponía a abrir ese recinto comercial cuando se percató que unas puertas correderas de cristal de la entrada principal del edificio estaban forzadas. Fue entonces cuando realizó una inspección en el interior del edificio y sorprendió al referido caco en el restaurante A Terraza, que funciona en la tercera planta.

El encargado se encontró completamente paralizado y aturdido a Adrián "Carallán" y que sangraba por la cabeza tras haber recibido un golpe al caerle encima una televisión plana de 47 pulgadas de gran peso que estaba colgada de una pared y que pretendía sustraer. Al parecer, para explicar lo que le había ocurrido en la cabeza, el ahora arrestado indicó que le habían pegado, pero inmediatamente trató de darse a la fuga bajando por las escaleras mecánicas, saltando los peldaños de tres en tres. El encargado del mercado salió corriendo detrás de él y le dió alcance en la planta baja, donde se ubica la plaza de abastos, donde lo retuvo hasta la llegada de los agentes de la comisaría, que lo detuvieron y lo trasladaron al Hospital do Barbanza para que recibiera asistencia médica.

Según indicaron los concesionarios del restaurante del mercado, el ladrón también intentó llevarse otra televisión que hay colgada en una columna, pero tan solo arrancó los cables sin llegar a desengancharla de sus anclaje. E incluso dijeron que también trató de hacerse con la recaudación de la máquina del tabaco, que apareció desplazada de su lugar habitual, pero no consiguió abrirla. De igual modo, estos empresarios hosteleros insistieron en la necesidad de que se ponga una verja en la entrada de su negocio en la tercera planta, al igual que se hizo en las dos inferiores y en otros accesos al mercado. De hecho, recordaron que le mandaron un escrito al Concello de Ribeira solicitando permiso para instalar ellos esa verja, al igual que una red protectora de seguridad en el lucernario, pero señalaron que todavía no les han contestado. Ante sucesos como este, estos hosteleros manifestaron sentirse impotentes y denunciaron que en la ciudad no existe ninguna seguridad y que los delincuentes entran por un lado y salen por el otro, pese a que hace una semana trascendió que en los últimos tres meses los jueces ribeirense habían enviado a prisión preventiva a un total de 18 personas.

Comentarios