• Miércoles, 17 de Octubre de 2018

Detenido un hombre en Aguiño por intento de homicidio con un cuchillo

Una actuación conjunta de dos patrullas de la Policía Local ribeirense y un efectivo de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en la capital barbanzana permitió la detención el pasado sábado

Detenido un hombre en Aguiño por intento de homicidio con un cuchillo
El detenido causó daños en la cerradura de la puerta del bar Tallante | Chechu Río
El detenido causó daños en la cerradura de la puerta del bar Tallante | Chechu Río

Una actuación conjunta de dos patrullas de la Policía Local ribeirense y un efectivo de la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía en la capital barbanzana permitió la detención el pasado sábado en el casco urbano de Aguiño de un individuo de 52 años, cuya identidad responde a las iniciales E.B.R., al que acusan de un delito de homicidio en grado de tentativa y otro de daños. Los hechos tuvieron lugar en torno a las cinco y cinco de la tarde, cuando el responsable del bar Tallante, situado en la Rúa Listres de Abaixo, alertó sobre un altercado protagonizado por dos hermanos, uno de los cuales, L.A.B.R., de 50 años, se había refugiado en el interior del establecimiento debido a que tenía mucho miedo porque, supuestamente, el otro lo perseguía con un arma blanca y que tenía intención de clavársela para matarlo.
Según relataron varios testigos, a esa hora les llamó poderosamente la atención que por la Rúa Sálvora pasasen a gran velocidad tres coches patrulla con las sirenas encendidas y que giraron a la izquierda al llegar al cruce para dirigirse al lugar de los hechos. Cuatro policías, tres municipales -dos eran auxiliares- y uno nacional, descendieron de sus respectivos vehículos y fueron al bar Tallante para interesarse por lo ocurrido. Según pudieron averiguar, ambos hermanos se encontraban en su domicilio en la zona de la Rúa Sagres, cuando L.A.B.R. le cogió un teléfono móvil a E.B.R y fue entonces cuando se inició una fuerte discusión y el primero de ellos tuvo que salir corriendo ya que el otro esgrimió un cuchillo para amenazarlo si no se lo devolvía. Tras salir a la Rúa Vionta, el pequeño giró a la derecha y se dirigió hacia el referido establecimiento hostelero, en donde entró y se escondió en su aseo.  

El propietario del local hostelero cerró la puerta ante la inminente llegada del hermano del hombre que huía, pero E.B.R. estaba fuera de si, según indicaron algunos testigos, y trató de acceder de todos modos al interior del mismo, para lo que forzó y rompió la manilla y cerradura de la misma e incluso golpeó con el cristal reforzado de una de sus hojas y lo acabó rompiendo. Ante esa situación y por el temor de que se agravase aún más, el empresario hostelero decidió solicitar la intervención de efectivos de los cuerpos de seguridad. Tras comprobar lo sucedido, lo que incluyó una entrevista con el menor de los hermanos protagonistas, los policías procedieron a la detención de E.B.R., que fue trasladado en un coche patrulla con mampara de la Policía Local ribeirense hasta la comisaría, donde continuaron con las diligencias para pasarlo a disposición de la autoridad judicial de guardia, que decretó su puesta en libertad con cargos.