Detenido un piloto al protagonizar una fuga con persecución policial y que puso en riesgo a vehículos

Un vecino de Brea, en Cespón, fue detenido ayer por agentes municipales, acusado de varios delitos tras protagonizar con su BMW 320D una fuga con persecución en la que puso en grave peligro a otros conductores.

Detenido un piloto al protagonizar una fuga con persecución policial y que puso en riesgo a vehículos
El pomo del cambio de marcha rompió
El pomo del cambio de marcha rompió

Un vecino de Brea, en Cespón, fue detenido ayer por agentes municipales, acusado de varios delitos tras protagonizar con su BMW 320D una fuga con persecución en la que puso en grave peligro a otros conductores. Eran las 9,45 horas cuando una patrulla detectó al referido coche estacionado frente a un local hostelero en Seán. Debido a que los policías sabían que su conductor habitual se dedica supuestamente al menudeo de drogas, le hicieron un seguimiento. Cinco minutos después, comprobaron que inició la marcha hacia Boiro, por lo que el coche patrulla se situó detrás y advirtió a su piloto por medio del uso de luces y la sirena para que se detuviera, pero se dio a la fuga, y se inició la persecución.

El BMW 320D llegó a la Avenida da Constitución, a la altura de la rotonda de Abanqueiro y, según la Policía Local boirense, “derrapando” de la parte trasera realizó giró hacia Cimadevila, y siguió por esa vía adelantando a varios vehículos, obligándolos a frenar o apartarse, habiendo únicamente un carril de circulación. Ese coche siguió por Cimadevila, Carrofeito y hacia el cementerio municipal, y volvió a hacer caso omiso a las indicaciones policiales para detenerse. Siguió circulando invadiendo el carril contrario para desviarse por Vista Alegre y seguir hacia Trevonzos, San Martiño y Abanqueiro, sin respetar las señales de Stop y encontrándose vehículos de frente, esquivándose sin chocar. Su aventura remató “en canellóns moi estreitos e revirados”, donde se encontró con una furgoneta de reparto de pan y no pudo seguir y, al ponerse el coche patrulla detrás, quedó inmovilizado. Tras acceder a salir del BMW, los agentes municipales le leyeron sus derechos y le colocaron las esposas. Lo registraron pero no le encontraron ninguna sustancia prohibida, pero al detectar que podría estar bajo efectos de sustancias le hicieron las pruebas de alcohol, en las que arrojó tasas de 0,68 y 0,62, y en la de drogas dio resultado positivo en cocaína y anfetaminas. Lo llevaron al centro de salud para que le curasen una mano en la que se cortó con la palanca de cambios en el momento en que arrancó el pomo y realizó los cambios de marcha sin él. Tras instruir diligencias, por un supuesto delito contra la seguridad del tráfico y otros de desobediencia, conducción temeraria grave, además de por los referidos positivos en alcoholemia y drogas, quedó libre y fue citado a un juicio rápido.