sábado 29.02.2020

Detenido un pobrense de 37 años en una operación contra la pornografía infantil en el territorio nacional

Un vecino de A Pobra do Caramiñal de 37 años fue detenido por la Guardia Civil en el marco de la "Operación Íntegra", que se desarrolló por los supuestos delitos de tenencia y distribución de pornografía infantil a través de la aplicación WhatsApp.

Imagen de la Operación Íntegra contra la pornografía infantil vía WhatsApp
Imagen de la Operación Íntegra contra la pornografía infantil vía WhatsApp

Un vecino de A Pobra do Caramiñal de 37 años fue detenido por la Guardia Civil en el marco de la "Operación Íntegra", que se desarrolló por los supuestos delitos de tenencia y distribución de pornografía infantil a través de la aplicación WhatsApp, y en la que fueron arrestadas en catorce provincias españolas un total de 19 personas, entre las que se incluyen dos menos de edad, concretamente de 16 años. La investigación se inició en marzo del 2017 y se dio por finalizada el pasado 11 de enero. También se extendió una alerta a las autoridades de países como México, Chile e Perú.

La operación estuvo coordinada por la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comandancia de la Benemérita en Alicante, que tuvo conocimiento de los hechos por la denuncia presentada por un testigo protegido. Desde el instituto armado indicaron que se realizaron una veintena de registros domiciliarios en Madrid, Barcelona, Sevilla, Alicante, Murcia, Córdoba, Vizcaya, Granada, Valladolid, Málaga, Almería, Tenerife, Lanzarote, A Coruña y Castellón, en los que se incautó numeroso material. Todos los detenidos pasaron a disposición judicial en sus provincias y quedaron en libertad provisional con cargos a la espera de la celebración del juicio. Las diligencias se incoaron en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Orihuela (Alicante).

Las investigaciones comenzaron a partir de que se tuvo conocimiento de que en determinados grupos "cerrados" o "secretos" de la red social Facebook se intercambiaban enlaces desde los que se accedía a grupos de mensajería instantánea, y que en algún caso los usuarios de los teléfonos móviles no eran los titulares de la línea, según explicaron desde la Guardia Civil. Asimsimo, esas mismas fuentes detallaron que en los "numerosos grupos" de mensajería instantánea se distribuían imágenes y vídeos de pornografía infantil y de zoofilia adulta e infantil, en la que aparecían desde menores de apenas unos meses de edad hasta niños de unos 5 años. La mayoría de esos grupos -hay más de 20 contabilizados-, tienen un administrador en países suramericanos y el número de los usuarios ascendería a "miles de personas", dado que cada grupo tiene una capacidad máxima de 250 personas.

Los agentes encargados de la investigación explicaron que el acceso a los grupos se hacía por invitación de otro miembro y a través de enlaces colgados en páginas "secretas" y "cerradas" de Facebook y con sólo hacer un "click" en el mismo, a través del teléfono móvil o de la versión WhattsApp Web, se accedía al grupo. Con respecto a esos grupos, los investigadores señalaron que siguen existiendo porque, en determinados casos, la temática no era pornografía infantil sinó que se compartía un enlace..

Sobre el perfil do usuario, los agentes precisaron que se trata de personas que "mostraban su interés sexual por menores", y que se constató que los administradores de los grupos "eliminaban" a los miembros que "no compartían" archivos "para propiciar que compartiesen y facilitasen la distribución". A los que no compartían, los llamaban observadores o mirones y directamente los tiraban.

Comentarios