Martes 18.12.2018

Detenidos en Boiro un conocido hostelero y un socio y registradas tres propiedades en una operación antidroga

La Policía Nacional detuvo a primera hora de la mañana de ayer en Boiro al conocido hostelero local Mario Otero Díaz, de 58 años, y a un supuesto socio suyo, el ribeirense Serafín Pego.

La Policía Nacional detuvo a primera hora de la mañana de ayer en Boiro al conocido hostelero local Mario Otero Díaz, de 58 años, y a un supuesto socio suyo, el ribeirense Serafín Pego , y realizó tres registros en otras tantas propiedades. Fue dentro de una operación contra el narcotráfico que se desarrolló en todo el territorio nacional y que estaba relacionada con la incautación de 2,5 toneladas de cocaína en una embarcación en alta mar, a la altura de la isla de Madeira, y en cuya organización los investigadores incluyen a esos dos boirenses.
La presencia de varios furgones de la Unidad de Intervención Policial (UIP) o antidisturbios en O Barbanza -se les pudo ver esperando en la gasolinera de la AG-11 en A Pobra y luego por Boiro-, así como un helicóptero sobrevolando su espacio aéreo, llamó la atención de vecinos y visitantes. Pero no sorprendió que entre los arrestados figurase el propietario de la cafetería York, en la Rúa Principal, sobre todo a los residentes de ese entorno, que indicaron que llamaba la atención, pues decían que ese hombre parecía vivir muy por encima de sus posibilidades.
Los investigadores de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) del Cuerpo Nacional de Policía de Pontevedra desembarcaron pronto en Boiro y tras proceder a los arrestos, se iniciaron los registros. El primero de ellos tuvo lugar por espacio cercano a las tres horas en una vivienda de la localidad boirense y, al igual que en los otros dos sitios, utilizaron sus perros de la unidad canina para que marcasen sitios de interés. En torno a las dos de la tarde, los integrantes de la comitiva policial y judicial, junto a los dos detenidos, que iban esposados, se trasladaron hasta la cafetería York, en donde permanecieron por espacio de tres horas realizando otro registro. De allí salieron con dos cajas de cartón archivadoras y otra más grande, que contenían diverso material para proceder a su análisis.
Seguidamente se dirigieron a Cures, concretamente en Pomar do Río, en donde el hostelero detenido posee una finca cerrada y en cuyo interior, además de zona ajardinada, hay una piscina y un edificio construido, pero en el que, por lo que se podía apreciar desde el exterior, continúan realizándose obras. Según algunas fuentes, ese lugar es donde los encargados de la investigación que dirige el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº4 de Vigo, Juan Carlos Carballal, esperaban encontrar la mayor parte del material que buscaban a Mario Otero en la operación. Ese registro remató a las 20.00 horas.
El helicóptero de la Policía Nacional también sobrevoló Ribeira, especialmente Castiñeiras, hasta donde acudieron efectivos de la Udyco de la comisaría local, para realizar registros. Aunque no trascendió si se detuvo a alguien, todo apunta a que los hubo. Sin embargo, algunas fuentes apuntaron que podría tratarse de algo relacionado con el ribeirense Serafín Pego, ya mencionado con anterioridad, socio del hostelero Mario Otero, pues está relacionado con la citada parroquia de Ribeira. l

Comentarios