Sábado 15.12.2018

Los detenidos por el robo en ElOraj rechazan un acuerdo que supondría el ingreso de él en prisión

Aunque el hombre llevaba seis años sin que fuera detenido, contaba con una condena suspendida por hechos delictivos que se rebocaría si reincidía, de ahí que rechazase la sentencia de conformidad con una pequeña pena de prisión que le propuso la Fiscalía.

La pareja detenida fue sorprendida un fraganti robando en el almacén de la ONG ElOraj en Ribeira    Chechu Río
La pareja detenida fue sorprendida un fraganti robando en el almacén de la ONG ElOraj en Ribeira Chechu Río

La pareja ribeirense que, en una actuación conjunta de efectivos de las Policías Local y Nacional, fue detenida el pasado viernes por un delito de robo con fuerza, al ser sorprendida in fraganti robando en el almacén de la ONG de cooperación al desarrollo y acción social ElOraj, acudió este martes a una vista previa a la celebración de un juicio por la supuesta comisión de ese hecho. Pese a que la Fiscalía solicitó para ambos una pena bastante baja, de unos seis meses de prisión, ninguno de ellos accedió a firmar el acuerdo de conformidad planteado. Ello se debió, sobre todo en el caso de él, José Ángel R.V., de 42, a que de haber aceptado esa condena que no superaba los dos años de cárcel, le supondría el ingreso inmediato en prisión debido a que tiene vigente la suspensión de condenas por hechos similares. Eso es así pese a que, al parecer, ese individuo llevaba unos 6 años sin ser arrestado, lo que parecía indicar que se estaba alejando poco a poco de la actividad delictiva.
 

El juicio rápido al que se deberán presentar tendrá lugar en un juzgado de lo penal el próximo jueves, día 13 de diciembre. Pese a que no parecer tener defensa posible sobre los hechos cometidos, ya que fue pillado in fraganti por las fuerzas y cuerpos de seguridad, no se descarta que el abogado de oficio que se le ha designado apele a la mejoría registrada en ese hombre al reducir su actividad delictiva en los últimos años. Su pareja, Sonia M.D., de 44 años, tampoco accedió a la conformidad y también acudirá a esa vista oral para declarar y esperar a que decida la autoridad judicial sobre la pena que le impone. A su salida en libertad del edificio de los juzgados de Ribeira el pasado sábado, ella se lamentó de lo que habían hecho, sobre todo por hacerles caso a dos conocidos que cuentan a sus espaldas con un amplio historial delictivo y que les animaron a cometer ese robo. l

Comentarios