sábado 18.01.2020

Una discusión por una plaza de aparcamiento en el entorno de Padín causa un gran atasco

El entorno de la rotonda de Padín, en Ribeira, fue escenario en torno a la una de la tarde de ayer de una fuerte discusión, que incluyó intercambio de insultos, entre dos conductores que no se ponían de acuerdo respecto

La discusión entre dos conductores causó atascos en el entorno de Padín | Chechu Río
La discusión entre dos conductores causó atascos en el entorno de Padín | Chechu Río

El entorno de la rotonda de Padín, en Ribeira, fue escenario en torno a la una de la tarde de ayer de una fuerte discusión, que incluyó intercambio de insultos, entre dos conductores que no se ponían de acuerdo respecto a la ocupación de una plaza de aparcamiento situada junto una juguetería. Debido a que durante ese enfrentamiento, que se prolongó por espacio de un cuarto de hora, sus vehículos bloqueaban el carril de bajada hacia la Avenida García Bayón, se formó un gran atasco en todos los viales que confluyen en la referida glorieta, especialmente en las avenidas da Coruña y de Ferrol y la Rúa de Galicia.
Al parecer, uno de los coches bajaba en dirección hacia el parque García Bayón y su conductor, un hombre de unos 60 años, buscaba donde estacionar y al pasar por delante de una plaza que estaba vacía se detuvo un poco más adelante, por lo que quiso dar marcha atrás con el fin de ocupar ese sitio. En ese momento, justo inmediatamente detrás iba otro vehículo, cuya conductora, una mujer de aproximadamente 45 años, no parecía estar dispuesta a dejarle realizar esa maniobra. Fue entonces cuando se inició una fuerte discusión en el que ninguno de los dos automovilistas parecía estar dispuesto a dar su brazo a torcer.
Mientras avanzaba la discusión y aumentaba el tono de las posturas de cada uno de ellos, y como no retiraban los coches de la calzada, en ese entorno se fueron formando importante retenciones. Viendo que la situación no tenía visos de arreglarse por las buenas, algunos automovilistas decidieron bajar de sus vehículos y se dirigieron a los protagonistas del enfrentamiento para mediar entre ellos para que alguno cediera y se pudiera acabar con el caos circulatorio que se estaba generando. Otros habían optado por llamar a la Policía Local para que fuera la que pusiera fin a la discusión, pero todas las patrullas estaban ocupadas. Pero, antes de que llegase algún agente municipal al lugar, se logró convencer a la conductora de uno de los vehículos para que depusiera su actitud para poner fin a la discusión y acabar con los atascos que habían causado. De todos modos, esa mujer no se fue del lugar sin antes fotografiar el coche del conductor con el que tuvo el enfrentamiento. Cuando la Policía Local pudo pasar por allí, ya estaba todo solucionado. l

Comentarios