miércoles 2/12/20

En el ecuador para hacer justicia a Diana

El juicio contra “O Chiclé” por el crimen de Diana Quer ha llegado a la mitad de su recorrido con bastantes luces y algunas sombras que se podrían despejar en el tramo final con la presencia de varios peritos
La letrada de Abuín exhibe una réplica de la brida que aportó la fiscal como arma del crimen
La letrada de Abuín exhibe una réplica de la brida que aportó la fiscal como arma del crimen

Pese a que aún quedan muchas cosas por salir a la luz, la versión del rianxeiro José Enrique Abuín, “O Chiclé”, sobre lo que sucedió con Diana Quer en la madrugada del 22 de agosto de 2016 ha ido perdiendo fuerza con el paso de los días y se ha ido desmontando con lo declarado por diversos testigos, anulando las coartadas que se fue creando para que, tal y como argumenta su defensa, sólo se le pueda atribuir un homicidio involuntario. 

Miembros de su familia declararon que les dijo que le dieran cobertura sobre lo que hizo esa noche, y que su ahora exmujer, Rosario Rodríguez, lo había acompañado a robar gasóleo. Pero, tal y como dijo esta última, “era todo mentira” y ahora está convencida de que mató a la muchacha madrileña que desde hacía poco que era mayor de edad.

También ha perdido fuerza su argumento de que su presencia esa noche en la zona de los feriantes se debía a que les fue a robar gasóleo, pero tampoco parece que esa versión vaya a tener mucho recorrido, pues ninguno de ellos echó en falta combustible, ni escucharon algo en ese mismo sentido a sus compañeros. La gran mayoría indicó que no había camiones y sólo uno declaró que estaba aparcada una cabeza tractora que podría tener un depósito de unos 500 litros, lo que la letrada de Abuín Gey usa para probar que si le roban 37 litros de un depósito con tanta capacidad apenas se percibiría. Pero, el guardia civil que interrogó a los feriantes indicó que declararon que no llevaban mucho combustible, y que más bien los depósitos estaban en la reserva, con lo que notarían una sustracción de combustible.

A ello hay que añadir el revelador testimonio de Manuel Somoza, que era amigo de Enrique Abuín por aquella época, y que dijo que el robo de gasóleo era una excusa ante su mujer para ir a ligar a discotecas y visitar prostíbulos, además de advertir que incluso lo acompañaba a “cualquier instituto”, en donde “O Chiclé” acosaba y piropeaba a las alumnas. 

“Depredador sexual”
También respaldaron la estrategia que siguen la acusación particular y la Fiscalía para definir el perfil de “depredador sexual” del acusado los sobrecogedores relatos de dos hermanas de Boiro, a las que invitó a subir a su Audi el 23 de diciembre de 2017, y de una mujer que dijo que la asaltó cuando estaba sola esperando en un margen de una carretera de Taboadela (Ourense) pero la llegada de su marido frustró cualquier intento.. 

También fueron sobrecogedores los relatos de los buceadores de los GEAS que extrajeron el cuerpo de Diana del pozo, y el testimonio de los rescatadores que refirieron que la posición rígida del cuerpo evidenciaba que antes de morir sufrió algo espantoso. Con el mensaje que le envió a su amigo Jorge de que se estaba “acojonando” cuando un individuo la estaba llamado a la voz de “morena ven aquí” también se trata de probar que la joven se vio en una situación de peligro. 

A partir de ahora, lo que aporten los testigos y, sobre todo, las pruebas periciales que tendrán lugar entre el martes y el jueves, permitirán aclarar al jurado popular buena parte de las incógnitas que hay todavía en el juicio sobre el caso, especialmente lo que se diga sobre la brida, que es considerada como el arma homicida.

Comentarios