miércoles 29.01.2020

Un edil del PBBI vota con el PP para mantener el topónimo de Ribeira con V

Los populares proponían dejar el tema sobre la mesa y convocar un referéndum para que votasen los vecinos
Un Pleno anterior de la Corporación municipal de Ribeira
Un Pleno anterior de la Corporación municipal de Ribeira

Hasta en cuatro ocasiones hubo que contar los votos a favor y en contra de la moción presentada por el PSOE para que el Concello adaptase el topónimo oficial de Ribeira con B. El secretario y el alcalde hacían cuentas una y otra vez porque durante el debate anterior había quedado de manifiesto que solo el PP defendía mantener la V, hasta que finalmente se percataron de que un concejal del PBBI votó con ellos para sumar un total de diez sobre nueve, es decir, Ribeira, al menos de momento, seguirá escribiéndose con V en la administración local.

Manuel Ruiz quiso evitar el debate sobre este controvertido tema desde el inicio. Propuso a los grupos que la moción quedase sobre la mesa para crear una comisión y aplazar la decisión al siguiente pleno después de las negociaciones pertinentes.

Sin embargo, sus intentos caían una y otra vez en saco roto. Optó entonces por una solución a la desesperada. La convocatoria de una consulta, un referéndum para que los ribeirenses decidiesen de modo que si elegían la B, “será con B”, aseguraba el regidor, quien insistía después en que si la opción mayoritaria era la V, “convivirían as dúas fórmulas e iría á Xunta para pedilo”.

Durante el turno de intervenciones de los diferentes grupos quedó claro que los de izquierda defendían la B sin paliativos apelando al cumplimiento obligatorio de la Lei de Normalización Lingüística.

De este modo, la intervención del PBBI se antojaba clave en este asunto y en las esperanzas del PP de mantener el estatus quo actual. Fue María Dolores Elorduy quien recordó que ya se había acordado en su día realizar un estudio al respecto “y no se hizo”. Admitió que su sentimiento es que Ribeira es con V, pero que la ley dice que es con B y por lo tanto hay que cumplirla, con la esperanza de que esta decisión no crease una división entre vecinos.

Y este fue el clavo ardiendo al que se asió Ruiz en el último instante al manifestar que él, y muchos más, se sentirían “abandonados” e incluso utilizó la palabra “ofendidos” por la imposición de la B a los que “sentimos Ribeira con V”. La votación, con sorpresa final incluida, cambió el rictos del presidente del Pleno, quien mudó su rictus tenso por sonrisas y hasta detalles de buen humor”.

Comentarios