domingo 21.07.2019

Empleados del 061 acusan a la Xunta y patronal de hacer de un conflicto laboral otro de orden público

Trabajadores de las ambulancias se concentraron ante el Hospital do Barbanza | Chechu Río
Trabajadores de las ambulancias se concentraron ante el Hospital do Barbanza | Chechu Río

Los trabajadores de las empresas de ambulancias de Galicia, tanto del 061 como de transporte programado, secundaron ayer la segunda de las cuarto jornadas consecutivas de huelga en este sector para demandar un convenio colectivo digno, del que carecen desde 2015, y que se resuelvan los problemas económicos que se arrastran desde hace años, pues los empleados perdieron poder adquisitivo. El delegado de la CIG en el servicio del 061 en Boiro y Ribeira, Benigno Fajardo, y el responsable de Transportes de CIG Saúde de Santiago, Ignacio Pavón, acusaron a la Xunta de Galicia y a la patronal de hacer de un conflicto laboral otro de orden público. Así se refirieron a los sabotajes que se produjeron en varias ambulancias, como fue el caso de las que tienen su base en las localidades ribeirense y boirense, con ruedas pinchadas y pintadas.
“Prefiren falar dos actos vandálicos, dándolle máis importancia a un pinchazo, que a solucionar os problemas das ambulancias, como que chove dentro delas, non se arranxan as avarías ou non se desinfectan os vehículos, nin os uniformes nin as bases ao final do servizo”. Añadieron que tampoco se renuevan las ambulancias tras su periodo de vida, sino que se cambian de unos sitios a otros, y que las ruedas de muchas de las ambulancias están muy gastadas, yendo incluso sobre los alambres, “o que ten provocado que Tráfico  inmovilizase esos vehículos”.
Fajardo y Pavón manifestaron que estas son las consecuencias de haber adjudicado en 115 millones de euros los lotes de un concurso que salieron a licitación por seis millones de euros más. Añadieron que ni la Xunta ni la patronal quieren arreglar la situación, pues nocontactaron con los representantes de los trabajadores. Añadieron que la totalidad de trabajadores secunda la huelga, y que se están respetando los servicios mínimos establecidos, que se fijaron en el 100%, algo que creen que tampoco es razonable. l

Comentarios