jueves 26/11/20

El entorno de la mujer del “Chiclé” reprocha su actitud y que siga yendo a visitar a su marido a la cárcel

El entorno de Rosario Rodríguez Franco, mujer del rianxeiro José Enrique Abuín Gey, alias “Chiclé”, detenido como investigado por el homicidio o asesinato de Diana Quer, reprocha la actitud que está manteniendo

Rosario Rodríguez fue llamada a declarar como investigada el 4 de enero | Chechu Río
Rosario Rodríguez fue llamada a declarar como investigada el 4 de enero | Chechu Río

El entorno de Rosario Rodríguez Franco, mujer del rianxeiro José Enrique Abuín Gey, alias “Chiclé”, detenido como investigado por el homicidio o asesinato de Diana Quer, reprocha la actitud que está manteniendo y sobre todo que acuda a visitarlo a la cárcel de A Lama, algo que parece ser que se volverá a producir este fin de semana. Señalan que, aunque ella sea su mujer, hay comportamientos o comisión de delitos que no merecen apoyo alguno, como es la causa que se sigue contra él por el crimen de la joven madrileña. Y subrayan que ello es así máxime cuando ella también fue investigada inicialmente, hasta que el juez instructor la desimputó a decretar el sobreseimiento provisional de las actuaciones contra ella en la causa que se sigue por el fallecimiento de Diana Quer. Señalan que si Rosario Rodríguez fuera “mínimamente inteligente”, se alejaría una temporada de todo esto, para no estar en el centro de todas las miradas.
Ese mismo entorno de la mujer del “Chiclé” señala que desde que la Guardia Civil la dejó en libertad y mucho más desde que el juez la desimputó se la ve “muy subida”. Pero también apuntan que ella ya era así antes de que se desencadenasen los hechos que acabaron con su detención y la de su marido, junto al hallazgo de los restos mortales de Diana Quer sumergidos en un aljibe de una antigua fábrica de gaseosas en Somoza (Asados-Rianxo), y añaden que se muestra “como si la cosa no fuera con ella”. E indican que no exterioriza lo que siente, por lo que lleva puesta esa “máscara” o una “coraza” para tratar de mostrarse invulnerable o de que no le afecta lo que pasa, pero precisan que es en ella en la que oculta “su dolor”. Quienes aseguran que la conocen bien señalan que cuando está sola se derrumba y llora “como lo podemos estar haciendo los demás por el dolor que sentimos ante esa monstruosidad”.

Comentarios