miércoles 24.07.2019

Feriantes temen que se repitan errores del año pasado en las Festas de Ribeira

Solicitan que desde el Concello faciliten el suministro eléctrico y medidas de seguridad

En 2018 se instalaron vallas de obras para separar las atracciones del tráfico | Chechu
En 2018 se instalaron vallas de obras para separar las atracciones del tráfico | Chechu

Los feriantes que acuden a las fiestas de verano de Ribeira temen que se vuelvan a repetir los errores que se registraron el año pasado. Así lo hicieron público ayer tras acudir al consistorio a interesarse sobre incluso como se pretenden hacer las cosas para evitar los problemas que provocaron una amenaza de plante que traería consigo no instalar las barracas y atracciones de feria, pero que una solución de última hora lo evitó. Los feriantes critican que el Concello ribeirense sigue sin hacerse cargo directamente de la gestión de estos festejos, pese a las reiteradas promesas que aseguran hizo el alcalde, pero una vez más se vuelve a encargar las mismas a una comisión, cuyo presidente lleva varios años en ello y ya expresó en más de una ocasión que no volvería a estar al frente de su organización.

Los feriantes añaden que la comisión de fiestas de verano le otorga a una intermediaria de espectáculos la contratación de las orquestas y actuaciones estelares, y que la explotación del suelo donde se instalan las atracciones de feria se la adjudica una vez más a la misma empresa que lo viene haciendo desde hace muchos años. En este sentido, se quejan de que se monopolice esa cuestión y no se le da una solución adecuada que satisfaga a los que viven de la fiesta. Manifiestan que el Concello parece no estar interesado en darle una solución y que se avecinan unas semanas de incertidumbre “se non se colle o touro polos cornos”, pues de lo contrario les volverá a “coller o touro coma o ano pasado”, indicó un portavoz de los feriantes.


Indican que un ejemplo contrario que existe al de Ribeira es Boiro, donde las fiestas tendrán lugar en menos de dos semanas y las sacó a licitación en la plataforma de contratos del Estado, y precisan que está actualizada con las normas que establece la Xunta en la Lei de Espectáculos Públicos e Actividades Recreativas de Galicia. Los feriantes recordaron que el año pasado el Ejecutivo local se justificó en que no tuvieron tiempo para hacer los trámites necesarios ya que les sorprendió la entrada en vigor de esa normativa, que tuvo lugar en julio de 2018, “pero esta vez, volve a facer caso omiso a dita lexislación”, precisó su portavoz.
Además de eso, los feriantes que pretenden acudir a Ribeira este verano están preocupados para que se les garantice suministro eléctrico y de agua a las caravanas y energía para las barracas y atracciones de feria, precisando que es el Concello el que debe correr con la instalación eléctrica. El alcalde había anunciado el año pasado que esperaba que se pudiera acometer, con cargo al remanente de tesorería, la instalación de una línea eléctrica en el Malecón para dar servicio a las fiestas y a otros eventos, y que pudiera estar en servicio para los festejos de este verano, algo que parece irrealizable teniendo en cuenta que resta menos de mes y medio para las mismas, que está previsto que se desarrollen del 31 de julio al 4 de agosto, y que previsiblemente tendrá entre sus actuaciones estelares a Maldita Nerea (2 de agosto) y Rosario (3 de agosto), aunque aún no figuran en sus relaciones de conciertos de sus respectivas páginas webs, pero tampoco recogen que tengan otra cosa para esas fechas.


Los feriantes dicen que en la reunión de ayer con técnicos municipal ribeirense les dijeron que el Concello tiene intención de poner la luz, pero que aún no saben como se hará. Esa indefinición es la que les preocupa, pero también que no haya un plan de autoprotección, se establezcan espacios de seguridad e instalen biombos antiempotramientos, en lugar de vallas de obra como se hizo el año pasado a última hora, para separar el recinto de las barracas y atracciones de feria del tráfico rodado. En este sentido, señalan que los coches pasan pegados a esas instalaciones de feria, “algo perigoso, pois as atraccións non poden estar pegadas á estrada, xa que un despiste pode causar desgracias; aínda que ao mellor están esperando a que ocorra algo para actuar”. Así se lo advierten ahora al Concello para que luego no les digan que no hay tiempo, pero creen que de la experiencia de 2018 debieron aprender para no repetir errores.

Comentarios