martes 02.06.2020

Fiscalía comparó lo ocurrido a Diana con “The lovely bones”, pero indicó que la realidad supera a la ficción

Cristina Margalet dijo que el acusado comete el crimen “por pura maldad”
La fiscala Cristina Margalet sostuvo que al acusado lo han “cazado” en sus mentiras | Chechu Río
La fiscala Cristina Margalet sostuvo que al acusado lo han “cazado” en sus mentiras | Chechu Río
Cristina Margalet, representante de la Fiscalía, concluyó la presentación de sus alegatos finales manifestando que “la realidad siempre supera a la ficción”. Para ello, recurrió a una referencia cinematográfica, “The Lovely Bones”, dirigida por Peter Jackson y que, pese a no haberse traducido al español en su proyección en las salas, su título sería lo más parecido a “Los adorables huesos”. Su relato, que precisó  que es muy parecido a lo sufrido por Diana Quer, hace referencia a una chica de 14 años, Susie, que fue violada y asesinada y que desde el cielo vigila, mientras su familia intenta superar lo ocurrido. Al mismo tiempo, su padre lo deja todo para encontrar al asesino y, por el contrario, el homicida, como no logran dar con é, prosigue su “camino oscuro” y va a por su próxima víctima. Margalet indicó que la protagonista del filme necesitó “justicia divina”, pero en el caso de la malograda joven madrileña precisa “la humana”.

Previamente, la fiscala centró sus alegatos en el “modus operandi” de José Enrique Abuin, apuntando al “móvil claramente sexual”. También hizo un repaso a las pruebas que contradicen su versión y que “cazan sus mentiras” sobre lo sucedido el 22 de agosto de 2016, como el lugar en el que dijo que se encontró con Diana Quer, cuando el posicionamiento de los teléfonos móviles dice otra cosa bien distinta, o que la mató de forma accidental con las manos, cuando los forenses sostienen que el arma homicida fue una brida. “Es imposible causar la muerte de Diana como lo escenificó en la reconstrucción”, indicó a la vez que agregó que para morir por estrangulamiento se precisa de“varios minutos” y no de unos cuantos segundos.

Margalet se ratificó en lo apuntado en las pruebas practicadas en el juiciod que el acusado “acechó, agredió, secuestró, violó y mató” a Diana en un lugar “espeluznante”. Añadió que para satisfacer sus instintos, “O Chiclé” siguió la misma forma de actuar con otras mujeres, que testificaron en la vista oral y que pudieron corre idéntica suerte, pero que afortunadamente se salvaron. Describió a Abuín  como “persona metódica”, que usa un coche como “arma de trabajo indispensable para cometer sus delitos”, intenta quitarle el móvil a sus víctimas para que no puedan pedir ayuda y las amenaza para agredirlas sexualmente. Y se refirió al perfil psicológico de “O Chiclé”, de que “no tiene una personalidad patológica”, y dijo que comete el crimen “por pura maldad”. Concluyó que el procesado no siente pena, compasión o culpa. “Solo satisface sus deseos y busca tener a su presa a su merced”. l

Comentarios