miércoles 23/9/20

La Fiscalía sostiene que hubo abuso de superioridad de los asesinos de Yulisa

El jurado popular designado en el procedimiento judicial contra Melisa Abelleira y Ventura Lustres se reunirá en las próximas horas para comenzar a deliberar y pronunciarse sobre su inocencia o culpabilidad en el asesinato

Las partes personadas en el caso presentaron sus conclusiones definitivas | Chechu Río
Las partes personadas en el caso presentaron sus conclusiones definitivas | Chechu Río

El jurado popular designado en el procedimiento judicial contra Melisa Abelleira y Ventura Lustres se reunirá en las próximas horas para comenzar a deliberar y pronunciarse sobre su inocencia o culpabilidad en el asesinato de la dominicana Yulisa Altagracia Pérez. Deberán tener en cuenta lo ocurrido en la sala de vistas desde el día 18, incluyendo las conclusiones elevadas a definitivas por los abogados defensores, que piden la absolución, la acusación particular, que pide una condena de 25 años de cárcel para cada uno, mientras que la Fiscalía sigue mandando una pena de 20 años de prisión para cada uno de los acusados. Esta petición es la misma que ya había expresado en las conclusiones provisionales, as pesar de que su representante ha hecho alguna ampliación o concreción sobre horarios.
Pero, sobre todo sobresale su argumento de que en el momento en que la mataron la víctima se encontraba bajo los efectos de alcohol y drogas -el forense encontró un alto índice de esas sustancias en su cuerpo en la autopsia-, lo que limita, a su juicio, su capacidad de defensa y que se está ante una situación de “abuso de superioridad”, considerado como un agravante, además de que sostiene que fueron dos contra una. Recordó que el forense precisó que Melisa y Ventura no tenían alteradas sus capacidades. Puntualizó que los procesados, que se acusaron mutuamente del delito, “pueden mentir y lo hicieron” en gran medida, y agregó que la coartada que se crearon de celebrar una churrascada en Couso con un amigo fue “imperfecta”.
El Ministerio Público manifestó que no hubo testigos directos del crimen si los hubo a través de lo que revela el tráfico de repetidores de telefonía móvil, que revelan desplazamientos pese a que ellos aseguran que permanecen en casa, y que en el lapso de tiempo entre las 11.25 y 11.45 hubo coincidencia entre los teléfonos de Melisa, Ventura y Yulisa. Dijo que el móvil de esta última dio a las 11.58 su última señal en Corrubedo, en donde cree que los autores del crimen se deshicieron de él. En su intervención, la fiscal hizo referencia a la película “A sangre fría” en la que se asesina a 4 personas por 100 euros, precisando que en el caso de Yulisa fue por 50 euros de una deuda de droga, que consideró fue el móvil del crimen. A este respecto dijo que “la realidad supera a la ficción” y que “en vidas diferentes a las nuestras es muy normal ese tipo de acciones”. La acusación particular, que repitió mucho de los argumentos de la Fiscalía, indicó que los dos acusados “eran conscientes del delito que habían cometido”.
Los abogados defensores indicaron que la principal prueba de la Fiscalía y de la acusación particular, que se basa en los datos aportados por la telefonía móvil no demuestran nada más que indicios, pues sostuvieron que el hecho de que donde está el teléfono no prueba que esté allí su titular, ni de que hayan hecho nada. El letrado de Melisa, Luciano Prado, dijo que el cadáver de Yulisa fue cargado al hombro para luego depositarlo en la finca en la que apareció y que ella no tenía la constitución ni la fuerza para llevarla. El abogado de Ventura, Manuel Lampón, subrayó que la autopsia reveló que la muerte la pudo causar una persona y que pudo ser una mujer, y que por el estado del cuerpo “pudo ser arrastrado” y que no fue necesario imprimir una fuerza especial para causas las heridas que presentaba Yulisa. Y recriminó al letrado del acusado de haber ejercido una tercera acusación, pero que a diferencia de los otros dos sólo la concretaba en su defendido, contra el que dijo que se dedicó a verter “patrañas”. Los acusados se declararon inocentes, y mientras Melisa reconoció que no fue una santa cuando era pareja de Ventura, pero que jamás le haría algo así a una persona, el otro acusado señaló que ella lo está inventando todo para inculparle y aprovechó para decirles a sus miembros que no le deja ver a su hijo.

“Miradas de odio”
Mercedes Altagracia, hermana de Yulisa, que durante el juicio está siendo acompañada de su madre, manifestó a la salida de la vista oral que mientras Ventura Lustres es “muy prudente” y se marcha cuando las ve en un sitio, al contrario de como se comporta Melisa, de la que asegura que le lanza “miradas de odio” y que se muestra ante ellas “muy desafiante y provocadora, sentándose cerca de nosotras fuera de la sala, y nos hemos ido de allí”. Reconoce que el pasado viernes en los pasillos le dijo a la acusada “eres una perra, una asesina, que ha matado a mi hermana”, y que se produjo “un roce”.

Mercedes indicó que la tratan psicólogos y psiquiatras desde hace 5 años y que, aunque se está recuperando, “fue una muerte con ensañamiento sin que mi hermana les hiciera nada”. En referencia a que Yulisa tuviera una deuda de 45 o 50 euros por drogas, manifestó que no es una razón para acabar con la vida de nadie, pero que no cree que ella le debiera dinero a nadie, pues en caso de que fuera así se comprometía a darlo al día siguiente y cumplía. Y subrayó que la situación que se ha generado con este crimen es “terrible”, pues han dejado a tres hijos y tres nietos sin su madre y abuela. 

Comentarios