domingo 05.07.2020

Frinsa premia la buena evolución de la firma en 2017 con el pago de un incentivo a sus trabajadores

La conservera celebró ayer su comida de Navidad, a la que asistió un millar de empleados

Ramiro Carregal Rey estuvo rodeado de las secretarias de la compañía conservera en la mesa presidencial en la comida | CHECHU RÍO
Ramiro Carregal Rey estuvo rodeado de las secretarias de la compañía conservera en la mesa presidencial en la comida | CHECHU RÍO

Bajo una inmensa carpa de doce metro y medio de alto hasta el centro de la cúpula instalada en el aparcamiento de la UAD en Coroso se volvió a celebrar ayer la fiesta gastronómica con la que la empresa conservera Frinsa de Ribeira celebra las fiestas navideñas con sus trabajadores. El primer en llegar al recinto fue el presidente de la compañía, Ramiro Carregal Rey, que fue viendo como uno a uno de los empleados iba accediendo al salón de banquetes en que se convirtió el citado espacio. A diferencia de otros años, no se celebró una cena, sino que fue una comida. Se trató de un cambio para permitir que pudieran asistir empleados y directivos que trabajan en las filiales de Londres, París, Dusseldorf, Singapur y Módena, que debían coger vuelos a última hora del día..

Tampoco tuvo lugar el tradicional discurso de Ramiro Carregal, por lo que después del aperitivo que se sirvió a la entrada de la carpa, cerca del millar de trabajadores asistentes a la comida se dirigieron a sus mesas para empezar a degustar las cigalas sin más demora. Eso si, todos ya sabían que su empresa premiará la buena evolución de la firma durante el año que está a punto de terminar con un incentivo económico que aún está sin determinar, pero que será igual para todos, y que, a modo de aguinaldo, recibirán en la última nómina de 2017. Entre los objetivos de la empresa conservera está el de continuar con su filosofía de seguir creciendo en y desde la capital barbanzana y mantener e incluso ampliar su plantilla, que actualmente ronda los 1.500 empleos directos. l

Comentarios