sábado 21.09.2019

Hallan los restos mortales de Diana Quer sumergidos en un pozo de una nave abandonada en Asados

La Guardia Civil localizó en la noche de este domingo el cadáver de una persona que todo apunta que sea el de la joven madrileña Diana Quer, desaparecida el 22 de agosto de 2016 en A Pobra.

Los agentes recuperaron el cuerpo de Diana Quer en el interior de un pozo de una nave industrial de Asados | efe
Los agentes recuperaron el cuerpo de Diana Quer en el interior de un pozo de una nave industrial de Asados | efe

La Guardia Civil localizó en la noche de este domingo el cadáver de una persona que todo apunta que sea el de la joven madrileña Diana Quer, desaparecida el 22 de agosto de 2016 en A Pobra. Ello ha sido posible después de que el rianxeiro detenido por esos hechos, José Enrique Abuín Gey, alias “Chiclé”, decidiera confesar a los investigadores donde se encontraban sus restos mortales. Algunas fuentes apuntaron que había confesado el crimen y que precisó que lo hizo en solitario y que fue consecuencia de un atropello, aunque su abogado negó que confesase el crimen. Fue en torno a las cinco de la madrugada cuando condujo a los miembros de la UCO de Madrid y Policía Judicial de A Coruña hasta el lugar donde estaba oculto el cuerpo, concretamente sumergido en un pozo de agua que hay junto una zona de embotellado de la antigua fábrica de gaseosas “La Pitusa” -reconvertida posteriormente en una nave de muebles, que dejó de funcionar hace varios años, por lo que está abandonada- en el lugar de Somoza, en la parroquia de Asados, de donde es natural el hombre investigado por los referidos hechos delictivos.

Un registro supuso la intervención de un coche del detenido


Ello se produjo después de que su mujer, a la que también había detenido la UCO de la Benemérita bajo la acusación de encubridora -a última hora del sábado fue puesta en libertad-, cambiase el pasado sábado su declaración de hace un año y retirase la coartada con la  probaba que su esposo estuvo con ella la noche en que desapareció la hija mayor de Diana López-Pinel y Juan Carlos Quer. Los investigadores consideran que el cuerpo hallado es el de la adolescente de Pozuelo, a falta de los análisis forenses o autopsia de la que ya se conoce un informe preliminar que acera más a esa creencia- y de los análisis de ADN, que confirmen definitivamente la identidad de los restos mortales. Este descubrimiento hizo que se retrasase el registro que estaba previsto que comenzase a las ocho y media de esta mañana de ese día en la casa del lugar de Outeiro (Taragoña) y otras propiedades del hombre investigado por la desaparición de Diana Quer. Esa diligencia se prolongó durante media hora, que acabó con la intervención del Alfa Romeo que los investigadores señalan que pudo utilizar en la comisión del delito, y que descubrieron que utilizó en la noche del 22 de agosto de 2016 en que acudió hasta A Pobra. 

Se procedió a la extracción de los restos mortales hallados en estado de saponificación. Para ello, se habían desplazado hasta el lugar efectivos de la unidad de los GEAS (Grupo de Actividades Subacuáticas) y de las unidades territoriales de Seguridad Ciudadana (Usecic) y Grupo de Reserva y Seguridad (GRS) del instituto armado, una unidad canina, miembros de la Policía Local y de Protección Civil de Rianxo y los Bomberos del parque comarcal de Boiro. Tras proceder al levantamiento del cadáver, se completó la intervención con la eliminación de todo el agua del pozo para recoger los posibles restos que se desprendieron del cadáver. Todo ello fue trasladado al Hospital Provincial de Conxo, sede del Imelga, para practicarle la autopsia. Tras el hallazgo del cadáver se pone fin a 497 días de angustia e incertidumbre sobre Diana Quer. De todos modos, los investigadores continúan las pesquisas y no se descarta ninguna hipótesis sobre cómo se pudo perpetrar el crimen, algo que podría quedar aclarado con la realización de la autopsia, así como otros análisis, como los antropológicos.

Comentarios