jueves 13/8/20

Heridas cuatro personas en una colisión frontal entre dos coches en el vial que pasa por San Roque

La carretera de titularidad provincial DP-7301, entre las rotondas del cruce de O Vilar y de Xarás, a la altura del kilómetro 2, cerca del desvío hacia el mirador de Pedra da Rá, fue escenario poco antes

El Volkswagen Polo acabó en la cuneta tras ser alcanzado por el Fiat Punto | Chechu
El Volkswagen Polo acabó en la cuneta tras ser alcanzado por el Fiat Punto | Chechu

La carretera de titularidad provincial DP-7301, entre las rotondas del cruce de O Vilar y de Xarás, a la altura del kilómetro 2, cerca del desvío hacia el mirador de Pedra da Rá, fue escenario poco antes de las seis de la tarde de ayer de un accidente de tráfico. El siniestro consistió en una colisión frontolateral entre dos vehículos, que se saldó con cuatro personas heridas, inicialmente de carácter leve, que fueron evacuadas al Hospital do Barbanza en una ambulancia de Urxencias Sanitarias-061 Galicia con base en Ribeira. En el suceso se vieron implicados un Fiat Punto, que iba conducido por F.V.M., de 55 años y de Valencia, en el que también iban su mujer y su hija, M.A.B. y P.V.A., de 53 y 16 años, respectivamente, y un Volkswagen Polo, a los mandos de J.F.T., de 61 años y de Valladolid.
Según informaron algunas fuentes, el Fiat Punto procedía de la zona del parque periurbano de San Roque en dirección hacia Frións y al dar una curva a la izquierda el conductor perdió el control del mismo por razones que se desconocen y se salió por la cuneta, pisando la hierba de ese margen. Dicho automovilista intentó regresar a la calzada, algo que consiguió, pero no sólo atravesó el carril de su sentido de la marcha, sino que invadió el contrario, por donde circulaba el Volkswagen Polo de una empresa de renting, y fue cuando se produjo el choque frontal entre ambos. Tras el impacto, el segundo de los vehículos fue a parar a la cuneta, mientras que el otro acabó en medio del carril, obstaculizando el paso.
Hasta el lugar se movilizaron los Bomberos del parque comarcal de Ribeira, que desconectaron las baterías de los coches, y una dotación del GAEM, que se encargó de la limpieza de la calzada debido a que se derramaron líquidos. También acudió la Policía Local, que reguló la circulación rodada, dando paso alternativo por el carril que estaba libre, y una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico de Santiago, que se encarga de instruir el atestado del accidente, para lo que, además de analizar el lugar del suceso, se desplazó hasta el hospital comarcal para entrevistarse con los conductores y realizar las pruebas pertinentes. l

Comentarios