miércoles 28/10/20

La hostelería afirma que no podrá abrir en las condiciones fijadas sobre aforos

Profesionales del sector en Ribeira iniciaron acciones de protesta para pedirle al Gobierno que recapacite
DSC_2354
Los hosteleros ribeirenses iniciaron ayer al mediodía la colocación de carteles de “Se traspasa” en sus locales | Chechu Río

Las medidas dictadas por el Gobierno español para las diferentes fases de la desescalada del estado de alarma han caído como un jarro de agua fría en el sector hostelero. Los primeros profesionales del mismo que han puesto el grito en el cielo respecto a las exigencias que deberán cumplir para reabrir parcialmente sus negocios a partir del 11 de mayo han sido los de Ribeira, que ya han demostrado que yendo unidos pueden lograr muchas cosas y que, una vez más, “a unión fai a forza”, subrayó Tucho Lijó, del Bar Plaza.

Los hosteleros ribeirenses advierten que la crisis derivada de la pandemia del coronavirus podría convertirse en la estocada definitiva para algunos negocios, y que con las condiciones planteadas, como reducir el aforo de sus terraza al 30% de su aforo, no abrirán. “Son medidas inviables, hai casos nos que haberá máis empregados que clientela, e todo serán pérdidas”, dijo Javi Pérez, del Ventos Vellos. Para tratar de evitar decisiones como esa, después de 48 días con sus establecimientos cerrados y con los ERTE forzosos, que les impiden ajustar sus plantillas durante seis meses tras levantarse el estado de alarma, se preguntan por las garantías sanitarias y económicas al tener que reabrir sus puertas. 

Ayer colocaron carteles de “Se traspasa” en su centenar de negocios hosteleros del municipio, como medida de presión para que el Ejecutivo español reflexione, recapacite y retroceda en sus decisiones al respecto, pues subrayan que “sin seguridad no abrimos”. Compañeros de A Pobra se suman a la iniciativa y ya encargaron la impresión de esos mismos carteles, que colocarán el lunes. Por ahora, ya son 32 los que se interesaron por esta campaña como muestra de desaprobación de las medidas del Gobierno presidido por Pedro Sánchez. César López, de Mimanda Picone, indicó que “o que nos queren esixir é bestial”, y agregó que las terrazas sin tener garantizado el buen tiempo en Galicia ni tan siquiera en verano y con la mitad del aforo no son rentables, pues no le daría para pagar las nóminas de sus cuatro empleados. También dijo que sabe de algún negocio que no va a abrir en verano e incluso otro que cerrará de manera definitiva.

Pablo Fernández, de A Cova da Vella, es de la misma opinión e indicó que las medidas anunciadas “non sentaron nada ben”, pero también dice que son globales y  nada definitivo y cree que la Diputación Provincial será la que las desarrolle. Añadió que la gente sigue confinada y aunque puede salir de manera puntual, “aínda hai moito medo ao virus”. En Boiro y Rianxo, aunque no tienen claro lo que van a hacer, haya algunos que ya colocaron los carteles y todos coinciden en que las medidas anunciadas son “un despropósito”, según dijo Suso Santamaría, de A Pousada da Galiza Imaxinaria. Perfecto Gómez, de O Furancho de Rianxo, le propuso al alcalde aplicar el protocolo que hay para las Festas da Guadalupe, para poder duplicar las terrazas.

Comentarios