Domingo 20.01.2019

Identificada una rumana que se hizo pasar por voluntaria de Cruz Roja para pedir donativos

La mujer vestía una camiseta publicitaria de la organización y la retuvieron en Aguiño hasta que llegó la Policía Nacional

Imagen de la estafadora captada por la cámara de vigilancia de un bar de Aguiño | Cedida
Imagen de la estafadora captada por la cámara de vigilancia de un bar de Aguiño | Cedida

Una mujer de nacionalidad rumana, con residencia en Lugo, fue identificada ayer por agentes de la Policía Nacional tras ser retenida en un supermercado de la parroquia de Aguiño, en donde fue sorprendida tratando de cometer un fraude haciéndose pasar por una voluntaria de la Cruz Roja de Ribeira para que la gente le entregase donativos económicos en nombre de la referida entidad benéfica, además de recoger sus datos personales. Según parece, la presunta estafadora ya había estado con anterioridad en algunos bares del principal núcleo de población aguiñense, como el Oslo, La Bodeguilla, O Corno y Cruce, en donde fue grabada por las cámaras de vigilancia de esos establecimientos hosteleros realizando el referido fraude, hasta que fue localizada en el supermercado Covirán, en donde se la retuvo hasta la llegada de los efectivos de las fuerzas de seguridad.

Los agentes de la comisaría no la detuvieron pues en el cacheo que se le practicó llevaba una cantidad de dinero inferior a 400 euros, por lo que no fue considerado un delito. De todos modos, desde la asamblea local de Cruz Roja indicaron que presentaron una denuncia contra ella por esos hechos para que la justicia actúe contra ella, además de hacer público lo sucedido para tratar de evitar en la medida de lo posible que la gente sea víctima de ese fraude. Según pudo saber este periódico, la estafadora vestía una camisera publicitaria o de propaganda con el símbolo de la Cruz Roja para tratar de darle verosimilitud a su recogida de donativos, por lo que la gente a la que se acercaba con ese propósito le entregaba lo que podía.

Este periódico se puso en contacto con miembros de la asamblea local de Cruz Roja de Ribeira para que explicasen su valoración sobre lo ocurrido e indicaron que los voluntarios que participan en una campaña de recogida de donativos van perfectamente identificados y no de cualquier manera con una simple camiseta y, de una manera especial, precisaron que nunca le van a pedir datos personales a la gente. Recordaron que el año pasado hubo otra mujer, en esta ocasión española, que acudió a bares de A Pobra a recoger la recaudación por la venta de décimos para el Sorteo del Oro de Cruz Roja, y que al igual que esta última vez también pudo ser descubierta. En el caso del fraude de la rumana haciéndose pasar por una voluntaria de la Cruz Roja de Ribeira no se descarta que pueda haber más gente dedicándose a lo mismo, por lo que se avisa a la población para que esté en alerta.

Comentarios