jueves 3/12/20

Un individuo armado con pistola y navaja intentó atracar la céntrica panadería Isabel y acabó huyendo

Riveira no gana para sustos en las últimas semanas a cuento de la oleada de robos y en la céntrica panadería Isabel aún deben de tener el corazón en un puño tras el intento de atraco del que ayer .

La panadería Isabel fue ayer víctima de un intento de atraco       CHECHU RÍO
La panadería Isabel fue ayer víctima de un intento de atraco CHECHU RÍO

Riveira no gana para sustos en las últimas semanas a cuento de la oleada de robos y en la céntrica panadería Isabel aún deben de tener el corazón en un puño tras el intento de atraco del que ayer fue víctima su propietaria, Isabel Cárdenas. Acababan de dar las tres de la tarde y un individuo delgado, vestido con sudadera roja, cuya capucha le tapaba la cabeza, y con el cuello de la camiseta de color beige cubriéndole la cara, excepto los ojos, entró en la tienda y se acercó al mostrador en donde estaba la dueña. Levantando la sudadera, le mostró una pistola metida por dentro de la cintura del pantalón, y  le dijo “dame la pasta o te disparo”, recordó la empresaria.
“Pude verla y reconocerla bien, era una 9 milímetros de color gris plata y con empuñadura negra. Pese a todo, le respondí que no le daba nada y que disparase, mientras me dirigía a otra parte de la zona de despacho del pan”, agregó la panadera. Al parecer, el atracador la siguió desde el otro lado del mostrador hacia donde estaba la caja registradora y la levantó. Para evitar que se la llevase, la propietaria le golpeó en un brazo con un cuchillo de sierra con el que cortaba limones cuando entró ese individuo.
Según pudo saber este periódico, un carnicero de la zona, que acababa de entrar en la panadería para llevarle unas latas de productos en conserva y algo de carne, sujetó al atracador por el cuello y lo tiró al suelo, desde donde el caco se revolvió y esgrimió una navaja, que intentó clavarle. El ladrón no consiguió su objetivo, pues su oponente se protegió con una silla, que acabó tirada por el suelo junto con la mercancía que iba a suministrársela a la dueña de la panadería.
Mientras ocurría esa escena, Isabel Cárdenas le golpeó al atracador en la espalda con el citado cuchillo de sierra. El carnicero que había agarrado al ladrón salió a buscar algo con lo que hacerle más frente, pero detrás de él salió el atracador, aunque lo hizo huyendo por la Rúa Mendiño, tras atravesar Mariño de Rivera, y seguir hacia la Praza de España  y la Rúa de Escorial, hasta donde lo persiguió la dueña de la panadería y allí le perdió la pista. En ese lugar, Cárdenas se encontró a unos muchachos, que alertaron por teléfono a las fuerzas de seguridad, que iniciaron una búsqueda y que, al cierre de la edición, no diera sus frutos. De hecho, se estaba a la espera de que la panadera denunciase para seguir con las diligencias.
El nombre de un conocido delincuente que fue detenido por otros dos atracos a punta de pistola registrados en septiembre en A Pobra y Riveira empezó a sonar desde el primer minuto como sospechoso. Algunos testigos lo vieron merodear durante la mañana por las inmediaciones de la citada panadería y creen que es la misma persona. Vecinos indicaron que este y otros hechos deben hacer reflexionar a los jueces de instrucción y de la Audiencia Provincial al acordar la puesta en libertad de delincuentes.
Algunos vecinos señalaban ayer que unos sucesos que hasta no hace mucho sólo estaban acostumbrados a ver en las películas o bien porque sucedían en otras zonas, ahora están pasando al lado de sus propias casas y negocios. Por ello, además de pedir a las fuerzas de seguridad que den con los autores, reclaman a los jueces que les apliquen la ley con toda dureza si no quieren que la situación se desmadre.

Comentarios