Sábado 15.12.2018

Inspección de Trabajo y Policía Nacional desarrollan en Ribeira un operativo sobre extranjería

Agentes de ambos servicios visitaron e inspeccionaron un par de negocios en los que están empleados varios norteafricanos 

Una de las inspecciones de Trabajo y policial se llevó a cabo en un negocio del Malecón
Una de las inspecciones de Trabajo y policial se llevó a cabo en un negocio del Malecón

La presencia de agentes de la unidad judicial del Cuerpo Nacional de Policía de la comisaría de Ribeira y de inspectores de trabajo en varios negocios del municipio ribeirense en la mañana de ayer llamó poderosamente la atención de los vecinos y empresarios de establecimientos situados en las inmediaciones. Según ha podido saber este periódico, se trató de un operativo relacionado con extranjería, aunque debido al mutismo que hay sobre el mismo se desconocen los resultados alcanzados, aunque no se descarta que se produjesen detenciones por la supuesta comisión de un concurso de delitos vinculados a asuntos de inmigración, junto a otros. 
Uno de los operativos se desarrolló en un almacén situado en el lugar de Campos, en la parroquia de Carreira. Según relataron algunos testigos, tantos los inspectores del Ministerio de Trabajo como los efectivos de la comisaría de la capital barbanzana se entrevistaron con un ciudadano norteafricano, que supuestamente era el motivo de su presencia en el lugar. Llevaban una orden o autorización judicial de entrada y registro para inspeccionar dicho negocio, aunque no se conoce el resultado del mismo. Desde la Policía Nacional remitieron a un comunicado que difundirá dentro de unos días sobre dicha cuestión, con lo que se confirma que se llevó a cabo dicha actuación.  
Posteriormente, se desplazaron hasta un establecimiento hostelero situado en el Malecón, en el que, además de verificar la situación de los empleados, también se levantó acta de una presunta situación precaria en la que esos esas personas extranjeras, que están contratadas por un compatriota, habitan en el entresuelo de dicho edificio, en donde hay seis camas con pertenencias de otras tantas personas. Según parece, esas personas pagarían un alquiler al responsable del local, que también es natural de un país del Norte de África, y que ya tiene arrendado el bajo y entresuelo.

Comentarios