La joven encarcelada por estafa trató de retirar 20.000 euros de una cuenta ajena en Rianxo

Sandra Álvarez Gude pasó sus dos primeras noches en la cárcel de Teixeiro | Chechu Río

La ribeirense Sandra Álvarez Gude, de 22 años y que residía en Boiro, para la que la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de la capital barbanzana ordenó su ingreso en prisión bajo la acusación de estafa, entre otros delitos, llegó a acudir a una sucursal bancaria de Rianxo para tratar de retirar una cantidad superior a 20.000 euros de la cuenta de una clienta de la que suplantó su identidad.

La ribeirense Sandra Álvarez Gude, de 22 años y que residía en Boiro, para la que la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de la capital barbanzana ordenó su ingreso en prisión bajo la acusación de estafa, entre otros delitos, llegó a acudir a una sucursal bancaria de Rianxo para tratar de retirar una cantidad superior a 20.000 euros de la cuenta de una clienta de la que suplantó su identidad, que obtuvo con el envío de una fotocopia del DNI, así como el número de cuenta bancaria, que le facilitó la víctima a través de una aplicación de compra-venta de objetos nuevos y de segunda mano por internet. Sin embargo, la empleada que la atendió, al parecer, la reconoció y se percató de que ella quien decía ser y dio la voz de alarma. Parece ser que a esa trabajadora también le llamó la atención el desconocimiento que esa joven tenía sobre el dinero que tenía en cuenta, pues vaciló bastante sobre el importe que pretendía extraer de la libreta. En otros hechos similares, las cantidades estafadas fueron bastante inferiores, pero el montante total supera, por ahora, los 8.000 euros.
Esa fue una de las situaciones investigadas por la Guardia Civil de Boiro dentro de la operación Picaruela II y en la que también se detuvo a otros cuatro miembros de una misma familia natural de Ribeira, pero que últimamente residía en la localidad boirense, al igual que Sandra Álvarez Gude. A esta última, se le imputaron dos delitos de estafa bancaria y otros tres en grado de tentativa, la simulación de un delito -denuncia falsa- y un robo con fuerza en las cosas, al igual que le figuraba una requisitoria judicial dimanante del mismo juzgado ribeirense que instruye la causa contra ella y sus supuestos cuatro cómplices.
Entre esas personas detenidas y a las que la juez dejó en libertad con cargos, estaban su pareja, Manuel L.M., de 28 años, al que se investiga como coautor de un delito de estafa bancaria, al igual que a sus hermanos gemelos, Anxo y Álex, de 21 años, mientras que a la madre de estos tres jóvenes y suegra de la encarcelada, Ángela M.S., de 64 años, se le atribuye un delito de estafa bancaria y dos de tentativa como coautora. La Guardia Civil hace un llamamiento para que las personas que utilizan las citadas aplicaciones de compra-venta de artículos, al igual que el personal de las entidades bancarias, sean “sigilosos” a la hora de aportar datos personales a otras personas a la hora de realizar sus compras, y que los empleados de banca se exija siempre el DNI del titular de la cuenta en todo topo de operaciones que se lleven a cabo.