domingo 19.01.2020

Juan Carlos Quer calificó al único investigado por la muerte de su hija como “un error de la naturaleza”

Juan Carlos Quer en una de sus comparecencias ante la prensa delante de los juzgados de Ribeira     Chechu Río
Juan Carlos Quer en una de sus comparecencias ante la prensa delante de los juzgados de Ribeira Chechu Río

El padre de Diana Quer calificó a José Enrique Abuín, “O Chiclé”, investigado por la muerte de su hija, como “un error de la naturaleza” y que no es un ser humano. Así lo dijo en Chester, programa de Risto Meijide en Cuatro, donde afirmó que si se pone ante las cámaras es para dar sentido a la “tragedia” de su hija. Recordó que cuando le llamó Valeria para decirle que su hermana no regresó a casa “fui consciente de que algo había pasado, porque Diana no era así” y que, pese a que siempre se espera un milagro, el sentido común le llevó a pensar en un mal desenlace. “Te preguntas dónde estará, qué le habrá pasado. No lo olvidaré jamás”, dijo Juan Carlos Quer, que confesó a Risto que él no es más que un padre que perdió a su hija en “las peores condiciones”.

Juan Carlos dijo que perdonar es “sentirme en paz y transformar el dolor tan brutal que supone la pérdida de una hija en acciones que contribuyan a evitar en lo posible que nuevas niñas sean asesinadas. Ese sería el deseo de Diana, su legado, transmitir un mensaje de bondad”. Abogó por la prisión permanente revisable y deseó que O Chiclé “salga abuelito de la cárcel y pida perdón a su hija por haberla estigmatizado, que nos lo pida a nosotros y a si mismo. Sería difícil entender que saliera a los siete años de la cárcel. En ese caso, mi reacción sería otra, sino que mensaje enviamos a la sociedad, “¿que vale todo?”.

El presentador de Chester quiso saber de boca del padre de la malograda joven madrileña si había “perdón para los malvados”, a lo que Juan Carlos le respondió que “para que haya perdón tiene que haber arrepentimiento sincero del daño tan brutal que se puede hacer a un inocente y, de momento, en este individuo, por calificarlo de algún modo, eso no se ha cumplido”. El padre de Diana recordó que fue al acto de imputación ya que quería tener delante los últimos ojos que vio su hija, pero él “no fue capaz de levantar la cabeza del suelo” en un momento en que ese individuo les decía a sus padres que vendiesen entrevistas a 10.000 euros y que en 7 años estaría fuera. “Detrás de esos ojos no había nada”, apostilló. l

Comentarios