domingo 08.12.2019

El juez envía a prisión a dos hombres que fueron denunciados en Ribeira por violencia de género

La Policía Nacional detuvo a los dos hombres denunciados y los pasó ayer a disposición judicial, ingresando ambos en prisión preventiva
La Policía Nacional detuvo a los dos hombres denunciados y los pasó ayer a disposición judicial, ingresando ambos en prisión preventiva
El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Ribeira, Félix Isaac Alonso Peláez, dictó a última hora de la mañana de ayer sendos autos de ingreso en prisión preventiva y sin fianza para dos hombres que fueron detenidos por la Policía Nacional después de que sus parejas los denunciasen en la comisaría de la capital barbanzana por delitos de violencia de género. De uno de ellos, Carlos Antonio Saldiria Pérez, de 49 años, se sabe que los hechos que se le atribuyen supuestamente tuvieron lugar en la vivienda que comparten en Fafián. El otro es Óscar Simil Rivas, de 42 años, un viejo conocido de las fuerzas de seguridad por su actividad delictiva y que incluso pasó una larga temporada en prisión tras ser condenado por prenderle fuego a la casa de una expareja. La Fiscalía interesó el ingreso en prisión de ambos varones.

Respecto al primero de ellos, los hechos que motivaron su arresto ocurrieron a las 8.30 del sábado cuando el hombre llegó a su casa, en estado aparentemente ebrio, y se empezó a mostrar agresivo con su mujer, que se encerró en el cuarto de baño de su vivienda para protegerse. Tras recibirse la alerta de la víctima, en el lugar se presentaron las Policías Local y Nacional, que vieron a dos mujeres, ambas de 57 años, pidiendo auxilio pues les perseguía la pareja de una de ellas con un machete de jardinería profesional en una mano. Al percatarse de la presencia policial, el hombre regresó a la casa, de la que volvió a salir portando una pistola de perdigones de calibre 4,5, pero que era una réplica de un arma real de fuego- y con la que apuntó a los agentes,  hacia los que presuntamente profirió amenazas de muerte y arrojó diferentes objetos, como maceras y piedras. Entre los cinco policías presentes lograron reducirlo y detenerlo, aprovechando que se resbaló en las escaleras, resultando herido en la espalda y rodillas. Además de violencia de género, se le investiga por amenazas a su pareja y atentado a la autoridad. Ayer declaró que no se acordaba de nada y respecto a las discusiones previas que refirió su víctima él las negó en sede judicial.

Respecto al segundo, el motivo que provocó su detención fue la denuncia presentada el pasado viernes por su actual pareja por malos tratos físicos y psicológicos. Al día siguiente se ordenó su busca y captura, pero ayer por la mañana acabó presentándose de manera voluntaria en la comisaría, para ser puesto seguidamente a disposición judicial. l

Comentarios