El juez ordena el ingreso en prisión de la mujer cubana acusada de apuñalar en el pecho a un hombre en Ribeira

El titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribeira dictó un auto de ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para Mirielky Varona Morales, de 34 años y de nacionalidad cubana, aunque llevaba residiendo unos tres años en la capital barbanzana, que fue detenida por la presión ta comisión de un apuñalamiento con un cuchillo en el pecho de un hombre de 42 años, Abel G.T., que se encuentra estable dentro de la gravedad en la UCI del Clínico de Santiago, tras haber pasado antes por su Unidad de Críticos.

El juez ordena el ingreso en prisión de la mujer cubana acusada de apuñalar en el pecho a un hombre en Ribeira
Mirielky Varona Morales salió de los juzgados con la cabeza tapada con una manta azul  Chechu Río
Mirielky Varona Morales salió de los juzgados con la cabeza tapada con una manta azul Chechu Río

El titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribeira, Félix Isaac Alonso Peláez, dictó un auto de ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para Mirielky Varona Morales, de 34 años y de nacionalidad cubana, aunque llevaba residiendo unos tres años en la capital barbanzana, que fue detenida por el apuñalamiento con un cuchillo en el pecho de un hombre de 42 años, natural de. A Pobra pero con domicilio en Ribeira, y que se encuentra estable dentro de la gravedad en la UCI del Clínico de Santiago, tras haber pasado antes por su Unidad de Críticos. En la referida resolución judicial se tuvo en cuenta la petición de la Fiscalía, que también solicitó la prohibición para la investigada de comunicarse con el agredido con arma blanca, su pareja y la hija pequeña de esta última.

Antes de que pasase a disposición judicial la mujer investigada por esos hechos, por el referido juzgado pasaron cinco testigos. Uno de ellos fue el dueño del chiringuito de madera de la playa de Coroso que hay a la altura de O Caramecheiro y en dónde se registró previamente a la agresión con arma blanca un altercado en el que la arrestada acusaba a unos hombres del robo de  teléfonos móviles. Otra fue una mujer que circulaba con su coche por delante del bar Antoxo en donde ocurrieron los hechos y que se detuvo para auxiliar a la víctima al escuchar los gritos. Además, el juez instructor le tomó declaración a la camarera del bar, así como a la novia de Abel G.T. y a un amigo de ambos. Todos ellos ratificaron su declaración realizada en comisaría y que señalan hacia Mirielky como supuesta autora del apuñalamiento. La detenida, que se había acogido a su derecho a no declarar en comisaría, en sede judicial respondió a todo lo que le preguntaron el juez, la fiscal y su abogado defensor.

Pasadas las cuatro de la tarde, Mirielky Varona Morales, que había llegado esposada y custodiada por agentes de la Policía Nacional en torno a las dos menos veinticinco de la tarde, salió dos horas y media después de prestar declaración y entre unas excepcionales medidas de seguridad, pues además de taparse la cabeza con una manta azul, agentes de la Policía Local ribeirense montaron un dispositivo para proteger su imagen, tal y como estableció el juez en el auto dictado. La Policía Nacional la entregó en custodia a la Policía Local, en cuyos calabozos aguarda la llegada del furgón de la Guardia Civil para ser trasladada a la cárcel provincial de Teixeiro.