sábado 14.12.2019

El juez pide analizar la posición de las piernas de Diana Quer por si es indicio de agresión sexual

El instructor solicitó al Imelga que determine si al estar separadas y arqueadas las extremidades inferiores es un posible indicativo de resistencia a  mantener relaciones sexuales.

Los restos mortales de Diana Quer fueron trasladados al Imelga para realizarle la autopsia tras su localización en un pozo en Asados
Los restos mortales de Diana Quer fueron trasladados al Imelga para realizarle la autopsia tras su localización en un pozo en Asados

El titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 1 de Ribeira, Félix Isaac Alonso Peláez, remitió hace unas semanas al Servicio Patología Forense del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) un escrito en el que le solicita que se analice la forma en la que aparecieron las piernas de Diana Quer cuando fue hallada sumergida en el agua potable de un aljibe en la antigua fábrica de gaseosas La Pitusa, en la parroquia rianxeira de Asados. Este periódico pudo saber que las extremidades inferiores de la muchacha de la localidad madrileña de Pozuelo Alarcón y que veraneaba junto a su familia desde hacía varios años en A Pobra estaban separadas y arqueadas.

El juez le formula esta petición a dicho departamento al objeto de que se pueda determinar si ello puede ser considerado un indicio indicativo y característico de la resistencia a mantener relaciones sexuales. Y además, pretende que se aclare, en la medida de lo posible, si en casos similares de agresión sexual resulta frecuente que la víctima sea hallada en esa misma posición de las piernas, tanto si el cuerpo es localizado en tierra o en agua. Con ello, el instructor de la causa que se sigue en su juzgado por la desaparición y muerte de la hija mayor de Diana López Pinel y Juan Carlos Quer pretende que se determine si la joven fue víctima de un delito contra su libertad sexual, es decir, si fue violada o no, algo que la acusación particular dijo en un primer momento que lo iban a poder probar durante el proceso.

El juez instructor también pretende que se determine el tiempo de comienzo y desarrollo del proceso cadavérico en el cuerpo de las características físicas de Diana Quer, constatando para ello la versión ofrecida por el acusado, el rianxeiro José Enrique Abuín Gey, alias “O Chiclé”, durante la reconstrucción de los hechos que se llevó a cabo el pasado 15 de julio. De igual modo, le solicita que indique, según su versión, el tiempo transcurrido desde la muerte de la joven hasta que su cuerpo se introduce en el referido pozo de la nave en desuso de Asados. Para ello, el titular del Juzgado Número 1 de Ribeira le indica que le facilitará una copia de la grabación de la citada reconstrucción de los hechos, una vez que se reciba en las dependencias judiciales, para su análisis y cotejo.


De igual modo, se le solicita al referido servicio del Imelga que se analicen las manos, dedos y muñecas debido a que esas extremidades superiores se localizaron desprendidas del cuerpo, al igual que la cabeza de Diana Quer, y que se determine si dicho desprendimiento pudo deberse a la utilización de unas bridas como de las que aparecieron algunos trozos en el fondo del pozo y similares a las encontradas en el pelo de la víctima. El juez apunta que la experiencia indica que las áreas traumatizadas son más vulnerables a la putrefacción y a la destrucción o descomposición. En este sentido, Félix Isaac Alonso le demanda que en la medida de lo posible se determine si es posible que con dichas bridas se hubiera podido atar fuertemente las manos y muñecas de la joven madrileña y debido a ello se produjese una descomposición más rápida y el posterior desprendimiento de las mismas.

Comentarios