Jueves 23.05.2019

La jueza manda a prisión a Roberto do Viso debido a su reincidencia delictiva por robos con fuerza

La Policía Nacional condujo a “Roberto do Viso” a los calabozos municipales | Chechu
La Policía Nacional condujo a “Roberto do Viso” a los calabozos municipales | Chechu

La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Ribeira dictó poco después de las dos de la tarde de ayer un auto de ingreso en prisión comunicada y sin fianza para Roberto Carlos Lema Vila, de 35 años y apodado “Roberto do Viso”, por su reincidencia delictiva, principalmente por robos con fuerza en las cosas. Se trata de un conocido delincuente de la localidad ribeirense al que la Policía Nacional detuvo el miércoles pues sobre él pesaban cuatro reclamaciones judiciales, y que hirió de diversa consideración a tres agentes de la unidad judicial al resistirse a su arresto cuando lo localizaron en la Rúa Carlos Casares, a la altura de la clínica veterinaria. En ese momento iba acompañado de su pareja, que también fue detenida, pues tenía una requisitoria judicial, y la jueza la dejó en libertad.

Según pudo saber este periódico, las fuerzas de seguridad ya han ido detrás de “Roberto do Viso” en numerosas ocasiones y lo arrestaron por diferentes hechos delictivos, pero en algunas ocasiones llegó a eludir la acción policial incluso cuando lo tenían detenido, como ocurrió hace un par de meses cuando fueron a buscarlo a un piso de la Rúa Linares Rivas en el que vecinos y comerciantes denunciaron que es como un “supermercado de la droga”. Además, según parece, este delincuente logró escapar la semana pasada cuando la policía lo acababa de detener al estar en busca y captura, aunque finalmente pudo ser arrestado y puesto a disposición judicial.

Por otro lado, quienes quedaron en libertad fueron los dos individuos a los que la Policía Nacional de Ribeira detuvo como sospechosos de un robo en una propiedad privada de la zona de As Saíñas, después de que uno de ellos quedase empapado .de agua tras caer en un regato en el transcurso de su huida por el entorno de la antigua discoteca “Hesta Kurba”. l

Comentarios