Localizados en avanzado estado de descomposición los cadáveres de una pareja que llevaba un mes desaparecida

Las unidades científica y judicial de la Policía Nacional de Ribeira investigan las causas de la muerte de un hombre y una mujer, cuyos cadáveres fueron hallados a primera hora de la tarde de ayer en la segunda planta de un bloque de viviendas abandonadas.

Localizados en avanzado estado de descomposición los cadáveres de una pareja que llevaba un mes desaparecida
Los cadáveres fueron hallados en unos edificios abandonados de Ribeira | Chechu Río
Los cadáveres fueron hallados en unos edificios abandonados de Ribeira | Chechu Río

Las unidades científica y judicial de la Policía Nacional de Ribeira investigan las causas de la muerte de un hombre y una mujer, cuyos cadáveres fueron hallados a primera hora de la tarde de ayer en la segunda planta de un bloque de viviendas abandonadas, tras quedar inacabadas por graves defectos en la construcción en la Rúa Alcalde Fernández Bermúdez, en la cuesta de A Mámoa, en el límite con la parroquia de Carreira. Según fuentes a las que ha tenido acceso este periódico, los cuerpos de la pareja presentaban un avanzado estado de descomposición, lo que complicó las labores de identificación, además de que al parecer tampoco llevaban encima la documentación. 

Sin embargo, todo apunta a que se trata de Avelino Ares Santos, de 43 años, y su pareja sentimental, Beatriz Jorge Carreira, que rondaba la treintena, y de los que se había denunciado su desaparición en al comisaría de la capital barbanzana, pues desde hace aproximadamente un mes no se tenía conocimiento del paradero de ambos. De hecho, por el estado de descomposición que presentaban sus cuerpos, no se descarta que pudieran llevar muertos más de cuatro semanas. El Juzgado de Instrucción Número 1 de Ribeira se encarga de dirigir las investigaciones sobre este suceso que  desde ayer tiene conmocionada a las sociedad ribeirense.

Según indicaron algunos vecinos, desde hace días detectaban un olor nauseabundo procedente de dicho inmueble, pero no le dieron más importancia ya que creyeron que sería de un gato muerto. Sin embargo, sus sospechas no iban bien encaminadas, aunque indicaron que a primera hora de la tarde de ayer se disiparon todas las dudas cuando dos toxicómanos que accedieron a la vivienda abandonada encontraron los cadáveres. Poco después, empezaron a llegar al lugar del hallazgo las patrullas de la Policía Nacional, efectivos de las unidades judicial y científica, con sus máximos responsables a la cabeza, además del comisario, José García, y dos furgonetas de Pompas Fúnebres del Noroeste S.A.

Por el momento se desconocen las causas de las muertes, aunque ninguno de ellos, que fueron hallados tumbados sobre una colchoneta, presentaba signos de violencia. Por ello, será necesario aguardar a que se conozcan los resultados de la autopsia que estaba previsto que se les practicase a sus restos mortales en el tanatorio de Boqueixón, a donde fueron trasladados por la funeraria, tras ordenar la forense el levantamiento de los cadáveres. De todas formas, una de las hipótesis sobre la que se trabaja es la posibilidad de que fallecieran por asfixia como consecuencia de la mala combustión de un brasero que fue hallado en el lugar de los hechos.