miércoles 24.07.2019

Medio millar de personas reclaman “xustiza” para la joven pareja fallecida en el accidente de Palmeira

Una pancarta con una foto de la pareja fallecida encabezó la concentración celebrada ayer en el Malecón de Ribeira | Chechu Río
Una pancarta con una foto de la pareja fallecida encabezó la concentración celebrada ayer en el Malecón de Ribeira | Chechu Río

Hasta en tres ocasiones se guardó ayer un minuto de silencio en la concentración convocada para reclamar “xustiza” para la pareja fallecida en el accidente de tráfico registrado el 4 de mayo en la AC-305, entre Palmeira y A Pobra. El primero se produjo cuando se empezó a concentrar un buen número de gente, el segundo a la llegada de los familiares de la víctimas mortales y el tercero al  inicio de la intervención de Salomé, tía del joven fallecido, a la que la emoción y el dolor hicieron que su voz sonase entrecortada al decir que este acto no sólo era para mostrar el apoyo y cariño a las familias -acudieron los padres de la pareja fallecida, entre otros-, sino para “dous chavales cheos de ilusións e esperanzas, rapaces felices con ganas de vivir, namorados un do outro e nós namorados deles”. Agregó que, si fuera poco el daño causado, “a xustiza impón unhas medidas cautelares que nós cremos que non son suficientes, non impiden en que non volva a cometer o mesmo acto, porque se lle deu igual poñer fin a dúas vidas...”, pues cree que no se garantiza que no vaya a conducir por retirarle el permiso. Por ello, pidió “prisión provisional” para la mujer que se cruzó en el camino de los dos “separándoos de nós e separándoos a eles para sempre”. 

En ese momento se juntó medio millar de personas delante del antiguo edificio de Capitanía Marítima, en el Malecón ribeirense, donde resonaron expresiones como “non encontramos forma de encher o seu baleiro” o “sabemos que imos convivir con esa desolación”, pronunciadas por Beatriz, prima de la joven fallecida. Ella indicó que la causa de sus muertes “foi a violación das normas máis  elementais da convivencia, a máis absoluta desconsideración pola vida dos demais e o desprezo máis horroroso pola paz social”. Agregó que no piden volver a disfrutar de las sonrisas de la pareja, “nin pedimos un minuto de adeus, porque sabemos que morreron ao instante, nin sequera unha palabra de consolo porque sabemos que non a hai”. Sus siguientes palabras fueron “só pedimos xustiza, unha xustiza que non equipare ás dúas vítimas e ao delincuente como se fosen tres vítimas por igual”. Reclamó una justicia que, de tanto proteger al criminal, “non esqueza que os destruídos somos todos os demais”, y una justicia “saiba distinguir o que é un accidente e o que é unha atrocidade”, y que las muertes no fueron por una caída, un infortunio, o una fatalidade”. Y le envió un mensaje a la pareja de que “mentres quede no mundo un fío de esperanza, mentres o ser humano non perda de todo a súa razón de ser, mentres siga vivo o último de nós, non permitiremos nunca que se lle chame accidente ao voso final”. l

Comentarios