Domingo 20.01.2019

Una mujer apuñala a otra en la antigua lonja de Ribeira, un espacio que vinculan con otros delitos

Usuarios de la zona portuaria vinculan con robos, trapicheo de droga y servicios de prostitución el uso de la vieja instalación portuaria.

Efectivos de unidades científica y judicial de la comisaría y policías locales y portuarios acudieron al lugar de la agresión | Chechu Río
Efectivos de unidades científica y judicial de la comisaría y policías locales y portuarios acudieron al lugar de la agresión | Chechu Río

Una de las dependencias de la antigua lonja de Ribeira en la que se ubicaba una vendeduría de pescados y mariscos, hasta que se trasladó a la nueva rula, fue escenario ayer, en torno a las diez menos cuarto de la mañana de una agresión con arma blanca en la que una mujer de nacionalidad uruguaya pero residente en la zona, D.V.C.E., de 36 años, resultó herida en lo que parece ser un ajuste de cuentas. Al parecer, fue otra mujer la que le asestó con un cuchillo una puñalada en el costado izquierdo, por lo que recibió asistencia en el lugar por parte del personal técnico de la ambulancia de Urxencias Sanitaria-061 Galicia, en la que fue evacuada de inmediato al Hospital do Barbanza. 

Según relató la propia víctima a las fuerzas de seguridad que se desplazaron en un primer momento hasta el lugar de los hechos, entre las que estaban efectivos de las Policías Local, Nacional y Portuaria, la noche anterior fue la pareja de la agresora la que le propinó un golpe y que, pese a todo, no tenía intención de identificarla ni denunciarla, por lo que no ha trascendido su identidad. Aún así, las unidades científica y judicial de la Policía Nacional abrieron una investigación, que arrancó con la inspección del lugar en el que se registró la agresión, en donde tomaron fotografías de ese escenario, en el que había diverso mobiliario que evidenciaba que alguien estaba viviendo allí, aunque las condiciones higiénico sanitarias de ese habitáculo dejaban mucho que desear. Al acabar el trabajo policial, el personal de Portos de Galicia se encargó de bloquear los accesos tanto exteriores como los interiores que conducen hacia las citadas dependencias en que ocurrieron los hechos y en donde vive alguna gente con la finalidad de que no vuelvan a entrar.

Este suceso provocó que usuarios del puerto ribeirense hablasen sobre lo que señalan que viene sucediendo en las instalaciones de la antigua lonja, que dejó de tener el uso para el que se construyó inicialmente. Advirtieron de que presuntamente se lleva a cabo la comisión de varios delitos o hechos relacionados con actuaciones ilícitas. En este sentido, señalaron que hay gente que usa la vieja rula para guardar material robado, como sucedió con cajas para el transporte de pescado y nasas de pesca, que están a la espera de que aparezca su legítimo propietario. E indicaron que a esas dependencias acuden con frecuencia toxicómanos ya que se convirtieron en punto de venta de droga, e que hay alguna mujer que ofrece servicios de prostitución a trabajadores del puerto y tripulantes de barcos amarrados al muelle. Pese a esas advertencias, la Policía Nacional no tiene confirmación de la comisión de esos delitos en ese lugar concreto.

Comentarios