lunes 30/11/20

Obligan a los vendedores ambulantes a recoger la basura que generan en el mercadillo de Ribeira

El Concello instaló contenedores para facilitar su depósito y quienes incumplan se arriesgan a perder el permiso para vender
El Concello instaló contenedores amarillos para que los ambulantes depositen la basura generada durante el mercadillo | Chechu Río
El Concello instaló contenedores amarillos para que los ambulantes depositen la basura generada durante el mercadillo | Chechu Río

La gran cantidad de basura generada durante la celebración del mercadillo semanal de Ribeira iba a acabar esparcida por la ciudad, y frecuentemente van a parar a la dársena portuaria, sobre todo, los días de mucho viento. Desde el Concello tratan de evitar esa situación y ayer los agentes de la Policía Local distribuyeron una comunicación dirigida a cada uno de los vendedores ambulantes instalados con licencia municipal en terrenos de uso público de ámbito portuario, en el que se les comunican las obligaciones que tienen en relación a esos residuos. Por un lado, al finalizar la feria, los responsables de todos los puestos ambulantes deberán recoger su basura en bolsas opacas de tamaño adecuado.

Desde el Ayuntamiento señalan que el incumplimiento de la norma conllevará la revocación de la autorización otorgada, según lo dispuesto en el artículo 12 de la ordenanza municipal de venta ambulante. Otra de las circunstancia sobre las que se extremará el control es que las bolsas en las que se recojan la basura de cada puesto deberán estar correctamente cerradas, y respecto al papel-cartón deberán dejarlo plegado y atado para evitar su dispersión por el viento. Sobre los restantes residuos que se generen en esas actividades, como las cajas de madera o de plástico, cuyas características y volumen impidan cumplir con las medidas citadas, podrán depositarlas al lado de las bolsas “sempre e cando, debido a súa tipoloxía e natureza, non se ocasiones vertidos ou emanacións que poidan ensuciar á vía pública, nin sexan residuos que poidan ensuciar á vía pública, nin sexan residuos que poida desprazar o vento”.

Todos los residuos recogidos se depositarán dentro de la superficie ocupada previamente por el puesto ambulante o en los contenedores instalados al efecto. Algunos vendedores del mercadillo solicitaron que se instalasen más recipientes específicos, debido a que muchos de ellos se vieron desbordados, y también pidieron que se volvieran a repartir bolsas para depositar los residuos generados. Así se lo trasladaron los ambulantes a los policía locales que estuvieron vigilando por el cumplimiento de las referidas obligaciones en relación a la basura. La amenaza de posibles sanciones con multas económicas o con la revocación de la autorización para vender en el mercadillo hizo que ayer el cumplimiento fuera absoluto.

La ordenanza municipal de venta ambulante de Ribeira establece que los titulares de esas autorizaciones, o cualquier persona que ocupa la vía pública para la venta, están obligados a “manter as instalacións, postos e demáis elementos de venda nas debidas condicións de seguridade, hixiene, conservación e limpeza. Deberán ao remate da xornada comercial, deixar limpos de residuos os espazos ocupados (...), deixar limpo de residuos, desperdicios ou envoltorios o espazo do posto concedido”. Las infracciones leves serán sancionadas con un apercibimiento o multa de hasta 500 euros, mientras que las graves supondrán de 501 a 5.000 euros y las que sean muy graves desde 5.001 a 10.00 euros.

Comentarios