martes 15.10.2019

Padres del Fernández Varela y Santa Baia, contra la supresión de profesores

Temen que les quiten  un especialista en PT en el primero y uno de AL en el segundo

Padres de la EEI Fernández Varela se concentraron ayer ante el centro | Chechu
Padres de la EEI Fernández Varela se concentraron ayer ante el centro | Chechu

Los padres de dos centros educativos de O Barbanza están en pie de guerra por los anuncios que reciben de las supresiones de unidades como consecuencia de la merma de alumnos, además del riesgo de perder a algún profesor que atiende las necesidades especiales de determinados alumnos. Una de esas situaciones se da en el colegio Santa Baia, de Boiro, donde los progenitores de niños que en el curso 2019-2020 van a iniciar 1º de Primaria en ese centro expresan su profundo malestar y frustración ante la muy probable reducción de una de las tres aulas de ese nivel educativo. Patricia Davila, cabeza visible de esos padres, indicó que la consecuencia será que sus hijos asistirán a un “aula masificada con 24 o 25 alumnos” y varios de ellos con necesidades especiales, cuando todos estos años hubo tres unidades para ese primer curso. 

“No nos parece normal juntar a 2 o 3 niños diagnosticados con necesidades educativas especiales en una sola clase, puesto que necesitan de más atención y no favorece su integración”, precisó.  En este sentido, señaló que eso les parece “profundamente injusto” y va a provocar a sus hijos una merma en la atención que necesitan, pues advierten que es un curso de gran cambio para ellos y de difícil adaptación. “Hablamos con la dirección del colegio y su profesorado y nos apoyan en estas reivindicaciones, puesto que lo que buscamos es una educación de calidad”, dijo Davila. Por ello, piden encarecidamente que se mantengan los tres grupos de 1º de Primaria “que siempre hubo”.  

Como padres de niños con necesidades especiales piden mayor apoyo de profesionales de logopedia y psicopedagogía, puesto que en el curso que empezará tras el verano calculan que habrá en este colegio más de 50 niños que precisarán de esa atención. Señalan que hasta ahora había dos logopedas y otros tantos psicopedagogos, pero sostienen que las necesidades de estos niños diagnosticados aumentaron, “y no sólo no se aumenta el apoyo, si no que el próximo curso va a haber una profesora menos de Audición y Lenguaje (AL)”. En opinión de estos padres y según las estimaciones del propio colegio, con tres profesionales sería incluso insuficiente, pues muchos de ellos necesitan 5 o 6 sesiones semanales de apoyo especifico. Por ello, piden que se aumente el numero de profesores específicos para niños con dificultades, para lograr su integración y que desarrollen todo su potencial. 

Negativas a atenderles
Ayer se pusieron en contacto con la Jefatura Territorial de Educación, de la que es titular Indalecio Cabana, y recuerdan que el 5 de junio enviaron a través de la ANPA del Santa Baia una solicitud de reunión para tratar estos temas, pero “se niegan a atendernos”, dijo Patricia Davila, quien concluyó que “lo único que buscamos es una educación de calidad para lo que mas importa en el mundo: nuestros niños, nuestro futuro”. Para hacer más visible su reclamación, los padres convocaron una concentración delante del propio colegio  a primera hora del día de mañana, tras la entrada de los escolares a las aulas.

Quienes ya se concentraron fueron medio centenar de padres de alumnos de la escuela Fernández Varela, de A Pobra. Lo hicieron ayer para pedir que no les supriman una unidad de Infantil, después de que el curso pasado ya vieron como se reducían tres plazas de profesores y dos unidades, además de que dos aulas de niños de cuatros años con 11 alumnos cada una se unificaron-, “pese a que a redución de alumnos foi case insignificante, ao pasar de 75 a 73 nenos matriculados”, dijo Chus Lijó, madre de un alumno de dicha escuela pobrense. Otra madre, Patricia Rodríguez, indicó que también está en peligro la plaza de profesor de Pedagogía Terapéutica, que debería atender las necesidades de 9 escolares y para la que los padres creen que lo necesitan a jornada completa. Al contrario de lo que les sucede a los padres del Santa Baia, ellos tienen el viernes una reunión en A Coruña con el jefe territorial de Educación para abordar estos asuntos. Dicen que la Xunta suprime un profesor para ahorrar 40.000 euros, “pero nos queremos que os nosos fillos teñan unha educación de calidade. O que teñen que reducir é as ratios tan altas que se manteñen desde hai anos, pois non é o mesmo atender a 11 nenos que a 22, e adaptalas a este momento no que se perde poboación”, concluyeron.

Comentarios