miércoles 2/12/20

Paralizan temporalmente unas obras en el cementerio de Carreira y Aguiño por que “nos perxudican”

Intervinieron las Policías Nacional y Local, que apaciguaron los ánimos al lograr los afectados un compromiso por parte del constructor
Un grupo de afectados paralizó las obras en el cementerio de Carreira-Aguiño | Chechu Río
Un grupo de afectados paralizó las obras en el cementerio de Carreira-Aguiño | Chechu Río

Un grupo de propietarios de nichos en el cementerio de Carreira-Aguiño decidieron pasar ayer a la acción al comprobar que unas obras que se acometen en la calle central del camposanto “nos perxudican gravemente”. Los afectados señalaron que en una ringlera de 20 panteones a cada lado se está dejando el nivel del suelo muy por debajo de las sepulturas. Con los ánimos caldeados, no estaban dispuestos a dejar que se siguiera obrando así y decidieron paralizar esos trabajos, lo que provocó que el constructor solicitase la presencia de las Policías Local y Nacional, que acabaron haciendo una labor de mediación para que los afectados dejasen que los obreros continuasen.

Pero, no le permitieron continuar con la obra en esa calle hasta que, en presencia de las fuerzas del orden, le arrancaron al constructor su compromiso para que ponga escaleras a ambos lados para poder acceder a los panteones, y una rampa por el medio para facilitar el acceso a personas con movilidad reducida. El constructor les había llegado a suplicar que le dejaran echar el  cemento, pues de lo contrario se marcharía el camión que se lo suministró y, en ese caso, le quedaría una deuda de 5.000 euros, que es el dinero que le cuesta, y podría suponer su ruina. “Decidimos ceder para amosar que temos boa vontade e que non queremos problemas”, dijo una portavoz de los afectados, Encarna Tomé, quien insistió en pedir “que nos deixen os nosos nichos como estaban e non nos deixen a estrutura no aire. Non vamos a permitir que pasen por encima de nós, nin dos nosos seres queridos que temos aí, e temos os nosos dereitos”.   

Tomé indicó que una afectada que acudió al cementerio y vio hace días como quedaba la obra fue a pedirle explicaciones a la presidenta de la asociación Pax in Requiem, que agrupa a los dueños de nichos de esa necrópolis, pero le negó que tuviera algo que ver, y le atribuyó la responsabilidad de la misma al párroco. La solución que les dio este último, a través de la mediación de un vecino de Aguiño, fue la de colocar una plataforma de hierro para acceder a las sepulturas, “pero así non cedemos, xa que supón un risco, sobre todo para a xente maior, moito máis se ten que subirse a unha escaleira”. Ayer trataron que el cura fuese al cementerio y les mostrase los permisos, pero no acudió. “Se ten todo en regra, como nos dí verbalmente o Concello, por qué non se presentou”, dijo Tomé. La Policía Local intentó que acudiera un técnico municipal para mostrar esa misma documentación, pero no se personó nadie. La Policía Nacional elaborará un informe de la situación que remitirá al juzgado, y los afectados se podrán sumar al mismo con sus denuncias.

Comentarios