lunes 10/8/20

Piden para “Jarrones” y “Calila” 40 años de prisión por el atraco a la gasolinera y herir al empleado

La Fiscalía les acusa además del robo con fuerza de una moto y de tenencia ilícita de arma larga y al primero también de arma corta
El registro en la casa de “Calila” permitió hallar componentes de la moto usada en el atraco
El registro en la casa de “Calila” permitió hallar componentes de la moto usada en el atraco

El ribeirense Pablo Fojo Mariño, alias “Jarrones”, de 32 años, y el pobrense Domingo García Sevilla, “Calila”, de 30 años, deberán responder a partir de las 9.30 de este lunes en la sección compostelana de la Audiencia Provincial de las acusaciones de lesiones graves y de robo con violencia en establecimiento abierto y con uso de armas, en ambos casos con el agravante de disfraz, así como de robo con fuerza en casa habitada y de tenencia ilícita de arma larga. Por ello, la Fiscalía les pide 19 años de cárcel a cada uno, a los que hay que añadir otros dos que le pide al primero de ellos por el delito de tenencia ilícita de arma corta, una pistola “Mauser” y munición que se le incautó en el registro en su piso en Abesadas.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 19 de enero de 2019 cuando dos individuos atracaron la gasolinera de Salmón, donde hirieron de gravedad en una pierna a un empleado de 22 años, al que el segundo de los acusados referidos disparó con una escopeta de caza. Por las lesiones y secuelas que sufrió el Ministerio Público les pide que indemnicen con 28.405 euros a la victima. La aseguradora de la estación de servicio les pide 1.053 euros por la reparación de los destrozos causados en el atraco, a lo que se sumará la reclamación del Sergas por los gastos derivados de la atención al joven herido.

La Fiscalía sostiene que sobre la 1.23 horas de aquel día, “Jarrones” y “Calila” llegaron a la gasolinera en una motocicleta KTM, que robaron junto a otros efectos dos días antes en el garaje del edifico donde vive el padre del ribeirense acusado. Éste, que pilotaba el vehículo de dos ruedas, ocultaba su rostro con el casco robado, y el otro tapaba el suyo con una máscara y capucha. Se detuvieron con la moto encendida ante el surtidor próximo a la zona de caja y esperaron a que saliera el empleado, al que “Calila” encañonó y le disparó desde corta distancia a las extremidades inferiores. 

La víctima, al intentar retroceder, cayó al suelo a causa del daño sufrido en una pierna, a la que le volvió a encañonar para exigirle el dinero -70 euros que tenía en el bolsillo- y, temeroso de que le quitara el teléfono móvil con el que luego llamó al 112 para pedir ayuda, le dijo que había más dinero en la caja, que “Calila” cogió y se la llevó, emprendiendo los ladrones la huida. En días posteriores, los procesados trataron de deshacerse de la moto usada en el atraco despiezándola, y se encontraron componentes de la misma en el registro de la casa de “Calila” en O Campiño. El dueño de la moto pide 300 euros en que se tasó.

Los dos acusados permanecen desde el 27 de enero del año pasado en prisión preventiva en la cárcel de Teixeiro. Está previsto que sean trasladados desde ese centro penitenciario para el juicio, que se iniciará con las exposiciones de las partes, la declaración de los acusados, el empleado de gasolinera herido, el dueño de la gasolinera, un conductor de ambulancia que vio huir la moto y el dueño de esta última, además de los padres de “Calila”. Está previsto que el martes siga el juicio con el testimonio de policías nacionales y locales que intervinieron, las periciales de la Policía Científica ribeirense, del equipo de Balística de A Coruña, del Laboratorio Químico-Toxicológico de Madrid y forenses. Tras las documentales, el día 8 se escucharán las conclusiones definitivas de las partes.

Comentarios