martes 27/10/20

A Pobra atiende una deuda histórica en A Ribeiriña con la reforma integral del Camiño Real

La obra, para la que ya se construyó un muro de contención, contempla renovar el firme de un tramo y la red de pluviales
Ramos y Piñeiro supervisaron la construcción del muro de contención | Chechu Río
Ramos y Piñeiro supervisaron la construcción del muro de contención | CHECHU RÍO

El Ejecutivo local pobrense ha empezado a atender una demanda histórica con el lugar de A Ribeiriña. Esta misma semana dieron comienzo las obras de la segunda fase reforma integral del Camiño Real, y se inician antes incluso que la primera fase debido a que su ejecución depende únicamente del Concello, que la financia a través del remanente de 2018, mientras que la otra se enmarca en el Plan de Obras e Servizos (POS+2020) de la Diputación de A Coruña y se está a la espera de que salga a licitación.

Hasta el lugar donde se llevan a cabo las obras de la referida segunda fase acudieron ayer el alcalde, Xosé Lois Piñeiro, y la concejala de Servizos Municipais, Estefanía Ramos. Esta última expuso dicha actuación consiste en el desbroce, limpieza, corte y fresado de la calzada y su entorno, así como la pavimentación con aglomerado en caliente e implantación, por razones de seguridad, de un muro de contención de piedra granítica de casi 83 metros cuadrados y cuatro metros de altura en su punto más elevado. En total, esta fase afecta a 4.800 metros cuadrados del tramo del vial afectado. La obra fue adjudicada a Nemesio Ordóñez S.A. (NOSA) por 69.797 euros, lo que supuso una rebaja de casi 37.782 euros sobre o precio de licitación, y cuenta con un plazo de ejecución de un mes.

. Piñeiro indicó que, además de la reposición del pavimento, también se procederá a acometer la mejora de la recogida de aguas pluviales y los propietarios de las viviendas de dicho tramo podrán solicitar las acometidas de conexión al saneamiento en caso de que aún no las tengan. El alcalde calificó esto último como “unha oportunidade importante porque lles sairá máis barato”, ya que si lo hacen ahora no tendrán que pagar la reposición del firme. En consecuencia, personal de la empresa concesionaria visitará los domicilios del lugar para contactar con los vecinos para saber quienes quieren que se les ponga la acometida, pues si deciden hacerlo una vez que la obra esté rematada deberán pagar más. El regidor también apuntó que se acometerá la mejora del Cruceiro das Maricas, para el que se intentará enterrar los cables que lo rodean, además de dejarlo preparado para que, más adelante, se acondicione una zona de protección de dicho elemento patrimonial. Además, anunció que habrá una tercera fase, para completar así la reforma total del Camiño Real. l

Comentarios