lunes 01.06.2020

Dos pobrenses son los primeros arousanos condenados a prisión por incumplir el confinamiento

Niegan la suspensión de las penas de cárcel por la reiteración y sus antecedentes penales
Un juzgado ribeirense dictó las dos primeras condenas de prisión que se ejecutarán | Ch.R.
Un juzgado ribeirense dictó las dos primeras condenas de prisión que se ejecutarán | Ch.R.

Dos pobrenses se han convertido en los primeros arousanos a los que una jueza envía a prisión tras la celebración de sendos juicios rápidos por delitos continuados de desobediencia grave, debido al incumplimiento reincidente del confinamiento, hechos que reconocieron, mostrándose conformes con las respectivas sentencias, que no podrán recurrir. Fue la titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Ribeira, en funciones de guardia, el que sentenció a 6 meses y 20 días de cárcel a uno de ellos por quebrantar hasta nueve veces en seis días las prohibiciones establecidas en el real decreto que establece el estado de alarma, de las que reconoció que era conocedor. Al otro procesado, que además fue detenido el pasado lunes como acusado de tres robos con fuerza -hechos que están siendo instruidos-, la jueza le impuso una pena de medio año de privación de libertad por infringir en 15 ocasiones en 12 días el referido confinamiento.

Respecto al primero de los condenados, cabe señalar que en una de las ocasiones fue identificado cerca de su domicilio por las fuerzas de seguridad, concretamente el pasado sábado,  en un intervalo de 10 minutos, y les manifestó a los agentes que quería dar una vuelta para buscar a alguien con quien comer acompañado. Tres días antes fue visto cuando llevaba un traje de neopreno e hizo caso omiso a los avisos de los guardias. Hace una semana ya fue condenado por otro juzgado de la capital barbanzana a 720 euros de multa por salir a la calle sin justificación alguna hasta en 11 veces en días casi consecutivos. Como curiosidad, tres de las últimas veces en que fue identificado en la calle ocurrieron el 31 de marzo, mismo día de la primera condena. El otro condenado justificó una de las veces en que fue interceptado que iba a buscar a su novia, en otras dos huyó de los agentes al percatarse de su presencia y también fue visto llamando por teléfono desde una cabina.

La jueza ribeirense emitió sendos autos en los que rechaza la suspensión de la pena de prisión y, por tanto, ordena el ingreso en la cárcel de los sospechosos. Respecto al primero señaló que el condenado “continuó con un total desprecio a las obligaciones de confinamientos dictadas por las autoridades estatales”. Y también hace referencia al traslado de varias diligencias de investigación relativas a presuntos robos con fuerza en las que el condenado está investigado, si bien no fue puesto a disposición judicial por ellos. Respecto al segundo, la jueza basa su decisión de no suspenderle la condena en “la reiteración en la actitud de desobediencia grave, pese a las graves circunstancias sanitarias” y en sus “múltiples antecedentes penales”.

Comentarios