jueves 18.07.2019

La Policía Local de Boiro detecta en cuatro días a cinco conductores que circulaban ebrios

Alguno de ellos iba también bajo los efectos de la cocaína y otros conducían sin carné, seguro ni ITV

La Policía Local realiza controles rutinarios de alcoholemia y drogas
La Policía Local realiza controles rutinarios de alcoholemia y drogas

Durante la tarde del 3 de mayo, la Policía Local de Boiro recibió una llamada que alertaba de que un BMW 320 negro que circulaba por la Avenida de Barraña en dirección Boiro había realizado dos adelantamientos “moi perigosos” y continuaba su marcha “de xeito temerario”.  Dicho vehículo fue interceptado minutos más tarde y su conductor, un vecino de Abanqueiro nacido en 1977, fue sometido a una prueba de alcoholemia que dio positivo con  1´12 y 1´16 mg/l en aire expirado y que será juzgado en un juicio rápido por un supuesto delito contra la seguridad del tráfico.

Durante la madrugada del día 4 los agentes tuvieron que acudir al parking del supermercado Día, alertados de que alguien había aparcado un quad contra otro vehículo en dicho aparcamiento. Tras comprobar la matrícula del quad, los agentes descubrieron que éste circulaba con la ITV vencida y sin seguro desde el año 2017, por lo que cumplimentaron sendas denuncias administrativas.
Esa misma noche del 4 al 5, sobre las 4:30 de la madrugada, los agentes observaron un vehículo circulando “a unha velocidade excesiva”. Al acceder a la Avenida de Compostela, el conductor, señala la Policía, “botou do freo de man, facendo trompear o vehículo para continuar a marcha”. Debido a estos hechos, se interceptó el vehículo, un Ford Focus conducido por un vecino de Boiro nacido en 1994, que arrojó una tasa de 0,61 mg/l en aire expirado en el etilómetro de muestreo. Posteriormente, en el evidencial dio positivo con 0,71 mg/l en la primera prueba y 0,55 mg/l en la segunda. Por todo ello se le cumplimentaron dos denuncias: Por circular de manera negligente y por arrojar una tasa de alcohol superior a 0,25. 
A primera hora de la mañana del día 5, los agentes locales interceptaron un Volkswagen Polo  que circulaba en zig-zag. Al volante iba una vecina de Cespón que dio positivo en alcohol con una tasa de 0,81 mg/l. En dependencias policiales y con etilómetro evidencial dio 0,95 en la primera prueba y 0,91 en la segunda, por lo que fue citada para un juicio rápido por un supuesto delito contra la seguridad vial.
Durante el servicio recién descrito, los agentes observaron un Peugeot 205 cuyo conductor realizó varios acelerones “sen motivo”, por lo que le fue dado el alto en la Rúa Principal. El hombre, vecino de Porto do Son, arrojó un resultado de 0,37 mg/l en aire expirado, cifra que subió a 0,47 en la prueba de precisión.
Ya en la tarde del día 5 los agentes se percataron de que, parado en unos semáforos, había un Peugeot 306 cuyo conductor no llevaba el cinturón de seguridad. Los agentes comprobaron que el hombre, residente en Boiro y nacido en 1982, daba 1,17 mg/l en el etilómetro de muestreo. Las pruebas de precisión confirmaron un 1,29 y un 1,32 mg/l. Por ello fue citado para un juicio rápido por un supuesto delito contra la seguridad vial y se le cumplimentó denuncia por no llevar el cinturón y otra por dar positivo en cocaína tras un examen de drogas.
Finalmente, durante la tarde del día 6, cuando los agentes circulaban por la DP-1104 hacia Amanecida, observaron cómo, delante del coche policial, circulaba un Honda Civic azul conducido por un vecino de la zona nacido en 1980, al que dieron el alto por saber que carece actualmente de permiso de circulación y para citarlo para el juicio rápido que se celebraría al respecto. Una vez en la jefatura, tras comprobar que el coche tenía la ITV vencida desde el año pasado y que carecía de seguro desde marzo de 2018, se le cumplimentaron las denuncias al respecto y se le citó para juicio rápido por un supuesto delito contra la seguridad vial.

Comentarios