jueves 21/1/21

La Policía Local de Ribeira denuncia que está “bajo mínimos históricos”

La mayoría de sus integrantes advierten que su plantilla actual está muy por debajo de la recomendada por la FEMP y la UE
La Policía Local ha comprobado como su plantilla se vio mermada en los últimos años
La Policía Local ha comprobado como su plantilla se vio mermada en los últimos años

Hace casi un mes que la corporación municipal ribeirense hizo público en un pleno su apoyo a la demanda sindical para que se amplíe a 80 efectivos la plantilla de la Policía Nacional en la capital barbanzana. Desde entonces han sido numerosas las voces entre los agentes de la Policía Local las que critican que dicho órgano centre sus esfuerzos en reclamar al Ministerio del Interior más agentes para la comisaría cuando el suyo está “bajo mínimos históricos”. Su queja no se dirige al fondo del asunto, pues entienden que es bueno aumentar la cifra de efectivos de seguridad, sino que lo que les molesta es el acto de moralidad que supone exigir a la Administración central más recursos, teniendo a su propio cuerpo de seguridad, la Policía Local, con muchos menos agentes que los mínimamente recomendados por la Federación Española de Municipios y Provincias, que los fija en un policía local por cada 667 habitantes, y la Unión Europea, que lo establece en 1,8 agentes por cada 1.000 habitantes.

La gran mayoría de integrantes de la plantilla de la Policía Local de Ribeira coincide en señalar que eso demuestra que la corporación local no tiene en cuenta las exigencias de los ciudadanos. Indicaron que, teniendo en cuenta la actual población del municipio, la plantilla debería estar formada por más de 40 agentes, cuando en la actualidad dispone de la mitad de esos efectivos. Añaden que a ese ratio de población hay que sumarle lo que sucede en verano, cuando la población se multiplica, tanto con los que acuden a sus segundas viviendas como los que simplemente visitan la ciudad. Desde la Jefatura de la Policía Local ribeirense confirmaron que tanto esa como otras necesidades de medios humanos, así como materiales, se las traslada cada año al Ejecutivo local para evitar sobrecarga de trabajo y que se vea afectada por una demora la prestación de los servicios que les demandan los vecinos.

Para cumplir con las necesidades poblacionales en verano, el Concello contrató este año a 10 auxiliares de Policía Local, que no son agentes de la autoridad, sus funciones están limitadas a auxiliar a los policías y sólo pueden realizar su labor acompañados de estos últimos. Los agentes consultados indicaron que por la falta de integrantes en el cuerpo municipal, en la práctica son esos auxiliares realizan funciones que no les corresponden. “La de auxiliar es una figura necesaria para poder abarcar todas la necesidades que se producen en verano, pero lo que no se puede consentir es que el Concello la use para sustituir a un agente de la autoridad. Eso provoca que no haya un servicio de calidad al ciudadano y un fraude de ley”, detallaron.

Por otra parte, esos agentes critican las diferencias salariales que hay en estos momentos con otras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que van desde los 800 euros mensuales en la misma escala y categoría equivalentes en la Policía Nacional a 1.000 euros al mes en caso de agentes de la Guardia Civil de Tráfico. “No puede ser que haya semejantes diferencias salariales entre esos cuerpos y nosotros, eso demuestra la escasa valoración por parte de la corporación municipal de nuestras funciones”, precisaron. Añadieron que en la actualidad son el cuerpo de seguridad que más legislación tiene que manejar para ejercer sus funciones, tanto de policía administrativa especial como de policía administrativa de seguridad. Se refieren a ordenanzas municipales, pilar básico de la regulación de la convivencia y actividad de los ciudadanos en el municipio, pero también sobre establecimientos públicos, protección del medio ambiente, expedición de armas, licencias de perros peligrosos, tráfico y delitos vinculados a la tenencia de animales, seguridad ciudadana, cooperación con juzgados en localizaciones domiciliarias, notificaciones y un largo etcétera.

Estos policías añaden que “no puede ser que como fuerza y cuerpo de seguridad se nos exija actuar en cualquier tiempo y lugar, nos hallemos o no de servicio y que económicamente haya esas diferencias salariales teniendo los mismos principios de actuación que el resto de las fuerzas”. Además, apuntaron que al no haber una especialización en cada materia, como sí ocurre en policías de plantillas grandes, se requiere que los agentes tengan un conocimiento general de todas las materias, formándose en la mayoría de los casos de manera particular y en su tiempo libre, ya que no hay una carrera profesional que regule su formación. “No se trata de crear alarmismos, nuestro objetivo es concienciar a las organismos públicos de la necesidad de tener una policía local acorde con la realidad del siglo XXI”, concluyeron.

Comentarios