jueves 24/9/20

La Policía Local de Ribeira se ve incapaz de poder controlar el desfase de la movida nocturna

Responsables policiales recriminan la actitud “insolidaria” de varios hosteleros, que están perjudicando a quienes respetan las normas
Imagen de aglomeraciones en la movida nocturna en el barrio de Bandourrío | Chechu
Imagen de aglomeraciones en la movida nocturna en el barrio de Bandourrío | Chechu

Las patrullas de la Policía Local ribeirense que han prestado sus servicios en las noches de los fines de semana se han visto incapaces de poder controlar el desfase de la movida nocturna, como sucedió concretamente en la madrugada del pasado domingo en un tramo de la Rúa Manzanares, a la altura de la Praza de Pontevedra, en donde se concentraron más de 400 personas. Las dos patrullas policiales de guardia incluso detuvieron sus vehículos oficiales delante de algunos locales de ocio, pero los numerosos jóvenes que estaban en la vía pública con sus consumiciones en la mano hicieron caso omiso a la presencia de los agentes, pese a que estaban incumpliendo las normas derivadas de la Covid-19. 

La Policía Local recriminó la nula colaboración que por parte de algunos locales hosteleros, pese a que los representantes de dicho sector le habían trasladado al alcalde de Ribeira su compromiso de implicarse en el control de la gente y en evitar aglomeraciones.  En este caso, se refirió a que se está permitiendo que los clientes salgan de los bares a la vía pública con las consumiciones en la mano, motivo por el que se denunció el pasado domingo a uno de ellos, que ya era reincidente. Fuentes policiales indicaron que esos locales que infringen las normas están siendo “insolidarios” con los que cumplen y están perjudicando a todos. 

En este sentido, se refiere a que siete locales fueron denunciados por incumplir el horario de cierre, cinco de ellos en varias zonas del casco urbano y los otros dos en Castiñeiras y Palmeira. Además, fueron denunciado varios jóvenes, en su gran mayoría menores de edad, que estaban haciendo botellón en la calle pese a estar prohibido. Responsables policiales indicaron que la situación generada por el cierre de los locales de la movida nocturna, que está adaptado a la medidas postcovid-19, puede derivar en un problema de seguridad ciudadana, por lo que esperan que otras policías refuercen sus patrullas para esa labor, que si es su cometido.

Hace una semana fueron algunos hosteleros los que solicitaron un incremento en el número de efectivos policiales para evitar los problemas detectados y que se repitieron este fin de semana. Según fuentes policiales, debido a que la plantilla es muy corta, la única solución que hay para reforzar esas guardias es a través de horas extraordinarias. Algunos de los agentes municipales indicaron que si no se adoptan medidas y existe un riesgo para la seguridad, la única forma que les quedará para evitar los problemas detectados será proceder al cierre de todos los locales de la movida nocturna, “aínda que paguen xustos por pecadores”, precisaron.

Comentarios