sábado 11.07.2020

La Policía Local ribeirense recibe múltiples avisos sobre la presencia de personas de fuera de Galicia

Algún vendedor ambulante reforzó las medidas de protección | CHECHU RÍO
Algún vendedor ambulante reforzó las medidas de protección | CHECHU RÍO

La Policía Local ribeirense está recibiendo en los últimos días multitud de llamadas de vecinos avisando de la presencia de personas de fuera de Galicia en segundas viviendas de las parroquias de Aguiño, Palmeira y Corrubedo. En sus comunicaciones, los alertantes, que refieren que se trata de “madrileños”, aunque sus procedencias son también de otras zonas como Valladolid, León o Salamanca, señalan que se percataron de esa situación debido a que cuando en esta época casi viven solo en sus edificios de piso, ahora están prácticamente todos ocupados por personas que no son gallegas.

De esa circunstancia también se están dando cuenta muchos transeúntes, que señalan que detectan la presencia de muchos turistas, precisando que se trata de gente a la que no conocen de vivir habitualmente en Ribeira y a la que el acento la delata. Junto a un puesto de alimentación del mercadillo de Ribeira ayer había un matrimonio que le comentó a una persona que había conseguido llegar a la capital barbanzana desde otra comunidad autónoma, y que para eludir los controles de Tráfico y de otras fuerzas de seguridad habían viajado de noche y que pare no ser descubiertos enviaron las maletas a través de empresas de mensajería.

La presencia de personas desplazadas desde otras comunidades está desatando la preocupación entre la población debido a que esa gente pueda propagar el virus. Y añadieron que ante “feitos irresponsables” como esos pueden echar por tierra los enormes sacrificios que realizaron la gran mayoría de los ribeirenses “co seucomportamentoexemplar no confinamento e nasprimeiras fases da desescalada”, como lo calificaron fuentes policiales. Pese a esto último, ayer se pudieron detectar numerosas situaciones en las que la gente bajó la guardia, sin respetar el distanciamiento, tanto en la calle como en las colas de algún puesto del mercadillo, en el que algunos ambulantes reforzaron las medidas de protección.l

Comentarios