martes 25.02.2020

La Policía rianxeira tenía en octubre de 2016 al detenido por el crimen de Diana Quer en una lista de sospechosos

Dentro de la vorágine informativa generada en los primeros meses de la desaparición de Diana Quer se produjeron unas manifestaciones del jefe de la Policía Local de Rianxo, Antonio Tubío, en las que aseguraba que el sospechoso era una persona que tenía relación con Taragoña.

 

Dentro de la vorágine informativa generada en los primeros meses de la desaparición de Diana Quer se produjeron unas manifestaciones del jefe de la Policía Local de Rianxo, Antonio Tubío, en las que aseguraba que el sospechoso era una persona que tenía relación con Taragoña. Cierto es que apuntó esa consideración cuando más se habló de ese lugar al desvelarse un testimonio, que resultó ser falso, de quienes aseguraban haber visto a la joven en el muelle que sólo conocen los vecinos, y por la aparición del teléfono móvil en la ensenada del río Beluso, junto al viaducto que une Cespón con esa parroquia rianxeira. 

Entonces, la Guardia Civil le pidió a esa Policía Local una relaciónde segundas viviendas o inmuebles vacíos y un determinado perfil de gente de la zona para encontrar posibles sospechosos. En ese listado figuraba José Enrique Abuín Gey, al que en un principio Tubío “no lo consideraba con capacidad y entidad suficiente para cometer este delito”. El resto de agentes del pequeño equipo de investigación creado sobre el caso consideró que se debía incluir en esa relación por sus antecedentes, aunque en la Benemérita ya lo tenía fichado. De hecho, en noviembre de 2016 pasó a ser el principal sospechoso, aunque faltaban las pruebas que lo incriminasen.

Comentarios