martes 27/10/20

El primer gran incendio del verano en la zona arrasa 47 hectáreas en A Curota

El fuego se dio por controlado dieciocho horas después de haberse iniciado, al menos, en un par de focos en Lesón
Aviones anfibios, junto con los helicópteros, realizaron grandes descargas de agua para sofocar los puntos calientes del incendio | Chechu
Aviones anfi bios, junto con los helicópteros, realizaron grandes descargas de agua para sofocar los puntos calientes del incendio | CHECHU

El primer gran incendio forestal de este verano en la comarca, que se dio por controlado a las 21.39 horas de ayer, arrasó una superficie de 47,29 hectáreas tanto de arbolado como de monte raso en A Curota, tras efectuarse el parametrizado. El fuego se declaró poco antes de las cuatro menos veinte de la pasada madrugada, lo que hace sospechar que fue intencionado, además de que se inició, al menos, en un par de focos cerca del acceso a las piscinas naturales del Río Pedras y a unos 100 metros del núcleo de población pobrense de Santa Cruz de Lesón, en donde estuvieron prevenidos los Bomberos de Ribeira ante una posible intervención si las llamas se aproximaban a las casas, pero no fue necesario que intervinieran. Se movilizaron 7 motobombas, 14 brigadas y 6 agentes forestales y, debido a que la zona afectada era de difícil acceso, acudió una pala bulldozer para hacer cortafuegos e impedir que el fuego siguiera avanzando, pues el viento sopló fuerte y dificultó la extinción.

Con la primera luz del día empezaron a llegar los medios aéreos, que resultaron determinantes a la hora de estabilizar el incendio, algo que se logró a las 14,53 horas. Durante ese tiempo acudieron cuatro hidroaviones y siete helicópteros. Desde el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico precisaron que entre esos equipos figuró una Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales de la base de Laza (Ourense), que colaboró en las tareas de extinción de ese incendio, y que también se movilizaron dos helicópteros Kamov con capacidad de carga de 4,500 litros provenientes de las bases de Ibias (Asturias) y Plasencia del Monte (Huesca) y un avión de coordinación y observación, que se desplazó desde el aeropuerto de León. De igual modo, detalló que se contó con el apoyo de tres aviones anfibios Canadair de 5.500 litros de capacidad procedentes de las bases de Matacán (Salamanca) y Lavacolla (Santiago).

También se movilizaron la Policía Local, Guardia Civil y Protección Civil de A Pobra que, entre otras medidas, cortaron el acceso de subida por carretera desde la Santa de Moldes hacia A Curota, al igual que en el vial que lleva a las piscinas naturales del río Pedras, pues en esa zona estaba la cola del incendio que parecía bastante activa. Ambos viales se reabrieron al paso en torno a la una de la tarde, tras empezar a retirarse el grueso de los medios aéreos. Entre los que aguardaron para poder llegar a las piscinas estaban cinco integrantes de un grupo de jóvenes que se desplazaron desde A Coruña para pasar un día en ese lugar paradisíaco, y tuvieron la paciencia de esperar a que se reabriera ese acceso. Al cierre de la edición continuaban trabajando los medios por tierra para dar por extinguido el incendio, pero para ello se cree que debían pasar bastantes horas pues en la superficie afectada había mucha temperatura y las fuertes rachas de viento reavivaron el fuego por momentos. l

Comentarios