miércoles 12/8/20

Rehabilitar el faro de Corrubedo como hotel y restaurante costará 1,2 millones

Rianxo Xestións De Empresas S.L., concesionaria de la explotación de las instalaciones del Faro de Corrubedo, prevé invertir 1.200.000 euros en la rehabilitación para convertir el inmueble

Una parte del público observa de cerca las imágenes del proyecto de explotación hostelera del faro de Corrubedo | Chechu Río
Una parte del público observa de cerca las imágenes del proyecto de explotación hostelera del faro de Corrubedo | Chechu Río

Rianxo Xestións De Empresas S.L., concesionaria de la explotación de las instalaciones del Faro de Corrubedo, prevé invertir 1.200.000 euros en la rehabilitación para convertir el inmueble que alberga la atalaya y los otros 4 edificios anexos en un pequeño complejo hotelero y de restauración. Según manifestó el responsable de dicha entidad, Anxo Rodríguez, al que acompañan en este proyecto varios de sus fieles amigos, las previsiones apuntan a que las obras puedan estar rematadas a final del primer trimestre de 2019, para poder abrir en Semana Santa, y que en una década esté amortizada la inversión que se va a realizar. El objetivo es ponerlo en valor durante los 25 años de la concesión, que serán prorrogables por 5 más.

Anxo Rodríguez, con titulación en gestión hostelera, aprovechó la visita que hizo ayer por la mañana junto a un grupo de amigos para presentar el proyecto en el propio Faro de Corrubedo, en donde las actuaciones a realizar fusionarán dos líneas: tradición, con el respeto y mantenimiento de la singularidad de la arquitectura gallega en ese marco natural de este faro del siglo XIX y que es uno de los más espectaculares de la península ibérica; y vanguardia en los valores añadidos de las instalaciones. El reto que se plantean es obtener la categoría de 4 estrellas, para lo que se habilitará un salón social para los clientes en un galpón actualmente desprestigiado, y que tendrá calefacción de biomasa. En la planta baja del faro será donde va a funcionar un restaurante con 48 plazas con mesas polivalentes y en distintas ubicaciones, que permitirán ver acantilados y rompientes, además de la cocina, baños y recibidor. En ese edificio se mantendrá el alicatado, aunque van a restaurarlo. La decoración será de inspiración náutica y marina, con superficies irregulares, y la cocina será de producto de Galicia, O Barbanza y del Atlántico.

La casa del farero, cuyo interior será completamente vaciado, albergará tres habitaciones premium completamente diferentes en cada una de sus dos plantas, es decir, un total de seis, mientras que el edificio de la sirena, en donde hay pilares que no se pueden tocar, tendrá cinco habitaciones, tres de ellas serán de categoría premium y las otras dos serán suites, es decir, su producto estrella. En las habitaciones se alternarán las tonalidades claras y oscuras. El pequeño galpón que hay cerca del faro se convertirá en una heladería en verano, mientras que en invierno será una chocolatería para todos los visitantes. Este complejo, que abrirá los 365 días y las 24 horas, dará empleo a 11 personas, entre las que habrá un director, dos cocineros y tres camareros, entre otros. Tratará de aprovecharse las sinergias entre el faro de Corrubedo y los campings que regenta Rodríguez en Balteiro (Ribeira) y Cabío (A Pobra). Respecto a las terrazas, que podrían ser otro atractivo, aún no está clara su explotación, pero parece difícil por los fuertes vientos que soplan.

Comentarios